Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Preparados, listos, ópera

Medio centenar de trabajadores se encargan de caracterizar a los artistas, montar los decorados y comprobar que todo va a funcionar

54

Así se ensaya una ópera en Les Arts Miguel Angel Montesinos

Los pasadizos de Les Arts, tan largos y tan blancos, parecerían los de un hospital si no fuera porque a través de una de las puertas se escucha el canto de un tenor o porque de repente aparece una bailarina vestida de época para marcarse unos pasos y saludar galantemente a otro bailarín.

Es jueves 22 de septiembre y quedan nueve días para el estreno de Anna Bolena, la ópera de Gaetano Donizzeti con la que el auditorio valenciano abrirá el próximo sábado su temporada 2022-2023. En el piso -3 del edificio diseñado por Santiago Calatrava artistas y técnicos se preparan para el ensayo «antepiano» -es decir, sin orquesta- que dirigirá el maestro Maurizio Benini y que vigilará el director de escena Jetske Mijnssen.

Aunque ni siquiera es la prueba general, la inquietud -incluso los nervios- se notan porque es el ensayo en el que los cantantes y los miembros del coro representarán por primera vez la ópera al completo con el vestuario y los peinados que llevarán en escena.

No es ninguna tontería. «El maquillaje, el peinado y, sobre todo, la vestimenta, te ayudan a meterte en el personaje», explica la mezzosoprano valenciana Silvia Tro Santafé, que en esta Anna Bolena de Les Arts encarnará el papel de Giovanna Seymour. «Y, sobre todo -añade-, estos ensayos sirven para saber cómo vas a tener que cantar y moverte, porque no es lo mismo interpretar con ropa de calle que con un vestido de época».

Tro Santafé habla mientras mira en el espejo como Carmen, su caracterizadora, le peina tal como aparecerá el día del estreno. «El pelo recogido siempre hace mayor», se queja la artista. «No es que sea exigente -justifica en seguida-, pero sí sé qué es lo que mejor me queda. Y si el figurinista es un hombre, estas cosas no suele tenerlas en cuenta».

La mezzosoprano cuenta a continuación que ella aprovecha estos momentos para relajarse y «dejar» que la toquen. «A todos nos gusta que nos toquen, ¿no? No miro el móvil ni nada, prefiero estar sin hacer nada, solo repasando mentalmente lo que tengo que cantar y cómo voy a moverme en escena, evitar ese bloqueo que es lo que más miedo nos da a los intérpretes».

Mabel Soriano lleva 14 años caracterizando a los cantantes de Les Arts y para esta Anna Bolena se está encargando de la italiana Elena Buratto, que encarnará a la decapitada esposa de Enrique VIII. En estos años Mabel ha aprendido que, además de peinarlas y maquillarlas, muchas veces también le toca ejercer para las estrellas de algo parecido a una psicóloga. «Somos las últimas personas que están con el artista antes de que salga al escenario y a veces te tienes que comer todos sus nervios -explica Soriano-. Por eso es importante tener algo de psicología e intentar que estén lo más tranquilos posible mientras haces tu trabajo».

Su método, explica mientras Buratto camina arriba y abajo del pasadizo para acostumbrarse al pesado vestido negro con el que ha de cantar, es «llevar» a los intérpretes a su «terreno» de una manera muy sutil: «No les hablo mucho pero soy muy de contacto, les trato muy bien la piel y eso siempre les gusta».

Wilma Fuentes es la bailarina que ha irrumpido en el pasillo para saludar galantemente al bailarín José. Esta será su primera actuación en Les Arts y, claro, los nervios son inevitables incluso en este «antepiano». «Pero me ha impresionado la increíble cantidad de gente que participa en los ensayos y que, pese a eso, no haya demasiada tensión -reconoce-. Se lleva todo de manera muy humana».

Bastante más experiencia y, por lo tanto, bastantes menos nervios tiene José Enrique Martínez, miembro del Cor de la Generalitat, que espera su turno junto a otros compañeros para ser «caracterizado». «Ya son muchas óperas y muchos ensayos -subraya-. Después de 20 años el nerviosismo está más o menos superado».

Conforme el reloj se acerca a las 17 horas, cuando está programado el ensayo, el guirigay del hasta hace unos minutos aséptico pasadizo del piso -3 cada vez es mayor. Aun así, se escucha bien clara una voz infantil que avisa: «Mamá, ya empiezo a tener calor». Es Victoria Lucas, que a sus 10 años encarnará a Isabel, la hija de Ana Bolena, la futura Isabel I de Inglaterra. Victoria ya va peinada y con vestido de color plata y la lechuguilla blanca que tanto calor le da.

La megafonía del pasadizo avisa de que quedan 10 minutos para el inicio del ensayo. Arriba, entre bastidores, Juan Alemany, jefe de escenarios de Les Arts, da las últimas instrucciones a su equipo que trajina para que todo este listo. En un día de ensayo como éste, explica Alemany, alrededor de medio centenar de trabajadores se ocupan de decorados, luces, maquinarias, audiovisuales o caracterización.

«La ‘pasada’ ya está hecha», avisa. Es decir, ya han reproducido todos los movimientos de escenarios y luces que se realizarán durante la representación, pero comprimidos en el tiempo. «Si esta función dura tres horas y media, nosotros hemos hecho la pasada en hora y media -señala-. Después, durante la representación, siempre puede fallar algo porque, al final, esto depende mucho de la tecnología. Pero una vez hechas estas pruebas ya vas bastante más tranquilo».

Antes de que el telón se levante el próximo sábado, estrenando así la nueva temporada de Les Arts, músicos, intérpretes y técnicos habrán participado en entre 6 y 8 ensayos de diferente importancia. Pero todo el material de esta producción de Les Arts junto la Dutch National Opera de Ámsterdam y el Teatro San Carlo de Nápoles lleva aquí desde junio, cuando llegó desde la capital de los Países Bajos a bordo de cinco grandes camiones. «Pero en mayo ya empezamos a trabajar en esta producción para poder adaptarla a nuestro escenario, que es metro y medio más pequeño que el de Amsterdam -cuenta el jefe de escenarios-. Hemos tenido que hacer unas piezas especiales para que encaje».

A las cinco en punto de la tarde la megafonía avisa de que el «antepiano» está a punto de empezar. Ante el atril, Maurizio Benini dispone su partitura y a su lado un pianista espera la orden para empezar a tocar. Aún faltan 9 días para el estreno pero Anna Bolena está ya casi preparada y lista. El maestro da la orden, el piano empieza a sonar y se levanta el telón.

Así se ensaya una ópera en Les Arts. Levante-EMV accede al «antepiano» de «Anna Bolena», el primer ensayo con vestuario y el último en el que el director de escena puede hacer cambios. 1 La mezzosoprano valenciana Silvia Tro Santafé en pleno proceso de peinado y maquillaje.

Compartir el artículo

stats