Primero diseñó el cartel de la décima edición de Mostra Viva del Mediterani y, hoy, Antonio Camaró inaugura en Octubre Centre de Cultura Contemporània la exposición «Entre llotges i galliners». El valenciano, que tiene una fundación con su nombre, tiene obra en museos de New York, Paris, China, Singapur o Malasia.

Obra de Camaró Levante-EMV

Nombrado por la Unesco como el pintor de la concordia y la paz entre las distintas civilizaciones y culturas como consecuencia de su comprometida trayectoria social y humana, Antonio Camaró inaugura una exposición dentro de Mostra Viva 2022.

La exposición se puede ver en Octubre Centre de Cultura Contemporània Levante-EMV

¿Qué significa ser el pintor de la concordia y la paz

El arte lo utilizo como un medio, y para mi, es importante la dignidad del ser humano en todos los sentidos. La dignidad es la que conduce a la paz, a la concordia y al respeto a lo distinto. Utilizo la estética para llegar a los demás con un mensaje muy simbólico que trasciende todas las fronteras.

¿Cómo se representa esto sobre un óleo? 

En realidad es muy fácil. Una vez tengo el concepto de un tema abstracto como es el amor, la concordia o la paz, lo sitúo en una imagen y, a raíz de ahí, trabajo en dos vertientes porque siempre busco el doble sentido. Por esto, precisamente, dicen que mi pintura hace pensar a los pensadores. De entrada, la pintura tiene un lenguaje muy sencillo para que llegue a cualquiera y luego hay una profundización para que vaya entrando a la gente que va comprendiendo ese sentido del mensaje que se encamina hacia la paz, la dignidad y la concordia.

Mensajes encriptados... Suena bien.

No me lo tomo como una obligación pero me sale así. Toda mi obra encierra mensajes que, además, cuestan de descifrar.

¿De dónde le viene ese compromiso social? 

Tengo la suerte de haber tenido unos padres muy humanistas que me han dado una buena formación en cuanto a dignidad de la persona. No me resultado difícil el compromiso, al revés, lo que me resulta difícil es no mantenerlo.

¿No lee condiciona?

Todo lo contrario. ¿Sabes lo que pasa? que me da mucha libertad. Soy un librepensador y, desde esa libertad, intento crear y plasmar la verdad. El arte sin verdad no llega, da igual que sea abstracto, figurativo, conceptual... La obra tiene que decir verdad no importa ni el estilo ni la forma.

La obra pertenece a la exposición «Entre llotges i galliners» Levante-EMV

Juega mucho con las emociones.

Me gusta. El ser humano es cuerpo, mente y espíritu y las emociones hay que motivarlas. Y, desde el arte, se pueden crear, sobre todo esperanza que es ahora lo que necesitamos. 

Y eso lo logra a través de su paleta de colores.

Efectivamente, el color representa los estados emocionales y tengo la capacidad, y no quiero ser ególatra, de motivar al espectador así. Ya te he dicho que mi pintura tiene una doble mirada y quiero que, quién la mire, se llene de vida, le cambie el espíritu y tenga ganas de vivir.

Una obra de Camaró Levante-EMV

En su obra se percibe la influencia de Modigliani. 

Sí, bueno... estudié historia del arte y, aunque tengo mi personalidad, he bebido de muchas fuentes, sobre todo, de las vanguardia.

Madrid, París, New York, Hong Kong, Malasia, su obra parece no tener fronteras. ¿Qué tiene Antonio Camaró para ser tan internacional?

Creo que gusta, es agradable y el mensaje que transmite es universal. Todos tenemos los mismos miedos, esperanzas, infierno. Con verdad, el arte rompe fronteras y llega a cualquier rincón

En Mostra Viva inaugura «Entre llotges i galliners». ¿Qué muestra y qué representa?

Quiero, a través de doce cuadros, representar los anhelos del ser humano. He buscado estar acorde con la Mostra pero desde un punto de vista festivo.

¿Qué es para usted pintar?

Es lo que me da la vida. Es mi vocación, lo que me llena desde niño y lo que he mamado desde pequeño.