Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista Soledad Sevilla

“El tiempo se ocupa de quitar lo que no merece la pena”

“Estoy en una serie de cuadros de homenaje a Sempere para la retrospectiva que tengo en el Reina en 2024”

Soledad Sevilla, tras ganar el Premio Velázquez de Artes Plásticas 2020. Efe/ Kai Försterling

Soledad Sevilla Portillo (València, 1944) es la doble protagonista este martes de la Apertura del Curso Académico 2022-2023 en la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, donde pronunciará la conferencia inaugural “Lo que nunca perece”, y además tomará posesión como Académica Correspondiente. Sigue trabajando pese al dolor permanente tras una fractura de fémur, y está muy preocupada, como la mayoría, con la guerra en Ucrania y el cambio climático, pero siempre contenta de volver a casa.

¿Profeta en su tierra, al final?

¡Por fin!... Estas cosas llegan cuando toca, cuando tienen que llegar.

¿Ilusionada?

Mucho. Siempre que tengo que ir a València por alguna razón es un estímulo enorme y una gran ilusión.

La conferencia de esta tarde en San Carlos lleva el título “Lo que nunca perece”.

Hablo de arte en general y entro en mi producción artística, desde los primeros años, algunas muestras, claro, porque después de tantísimos años hay una gran cantidad de trabajo acumulado, que resulta difícil seleccionar.

Miquel Barceló sostiene que pintar es un oficio muy viejo porque se necesitan muchos años para pintar bien. ¿De acuerdo?

La experiencia acumulada, no solamente en la pintura, es relevante. Hay un pozo, una acumulación de elementos y evidencias, que están más presentes en una obra más madura que en una persona que empieza.

Entonces, ¿pinta mejor con los años?

Sí, claro, con los años se consigue pintar mejor.

¿Con la atención a lo último, a lo más nuevo, se desprecia la experiencia?

No, lo nuevo es muy interesante. Para empezar, está la frescura de los artistas que empiezan, con esa espontaneidad. Ahora me ha llegado la invitación para una exposición en Condeduque de jóvenes artistas y voy a hacer todo lo posible por ir a verla, porque me interesa mucho ver que hacen y proponen, porque ellos son la pintura del futuro.

¿Qué piensa del arte digital?

Es un camino, que desde luego no es el mío, pero que responde a las necesidades del momento hecho por jóvenes que se sienten incómodos en soportes más convencionales y escogen lo digital para poder hacerlo. Todo es importante, necesario y digno de tener en cuenta. El tiempo ya se ocupará de quitar lo que no merece la pena.

¿Lo mismo del arte callejero?

Lo que me sabe mal es que dañe a las paredes. La historia tiene un ritmo imparable y siempre va adelante, ahora es lo del momento.

¿Qué poder tiene el arte?

El arte no tiene ningún poder en este momento. Es un espacio muy minoritario, como la poesía. Ahora es el momento de las pantallas, al que le falta el buen arte de la plástica, que seguirá quedando y se sumará al de las Cuevas de Altamira, mientras que otras manualidades pasarán. De eso hablaré en mi discurso.

¿La abstracción es el lenguaje artístico más poético?

Para mí es irremplazable, desde luego. Todos los lenguajes, cuando son buenos e interesantes, de un artista con talento, tienen el mismo grado de poesía.

La artista Soledad Sevilla, con su intervencvión en el IVAM en 2019- Efe/M. B.

Ha recibido muchos premios.

Son importantes porque son un reconocimiento a una trayectoria, a un artista, y para el concepto artístico, como el Premio Velázquez, que pone en su sitio esa expresión artística.

¿Existe la pintura en femenino?

No, y si existe me niego a aceptarlo.

¿Qué le llega de los aires artísticos en València?

Hay proyectos que están dando mucha personalidad a València para que no decaía el arte, ni la plástica. Que València tenga esas iniciativas especiales me parece fantástico, ese el camino que hay que seguir. Porque lo que emanan los centros artísticos influye mucho en los artistas.

¿Con qué está ahora?

He terminado un trabajo sobre Pessoa, y ahora mismo estoy en una serie de cuadros que llevan por título ‘Sempere 1’, ‘Sempere 2’, 3, 4 y 5, en formato grande, simples de color y estructura, que serán los últimos que haré para la retrospectiva que tengo en el Reina en 2024. Son un homenaje a Sempere. Son ideas que me surgieron a raíz de un pequeño Sempere que me compré.

Compartir el artículo

stats