Lorena Palau no volverá a traspasar las puertas de la Rambleta, una certeza dolorosa para los trabajadores del espacio cultural, que ayer lloraron la muerte de su directora a los 47 años. «Estamos en ‘shock’; no nos lo podemos creer en Rambleta», lamentó una trabajadora del centro, que acudió para abrir las puertas a la compañía que estos días mantendrá viva la actividad cultural en memoria de Palau. «Hemos hecho de tripas corazón. La actividad debe continuar por respeto a los espectadores y a las producciones», aseguró esta trabajadora. 

La Rambleta mandó ayer un comunicado de parte de la familia de Palau. El sepelio se realizará en la «más estricta intimidad». «La familia de Lorena transmite que agradece de corazón todas las muestras de cariño y condolencia expresadas con motivo de su fallecimiento, y su deseo de celebrar el funeral en la más estricta intimidad». 

Lorena Palau estuvo al frente del espacio durante casi 11 años, pues asumió la dirección de Rambleta tras su inauguración en 2012. Era licenciada en Economía por la Universitat de València. «Rambleta protagonizó un salto espectacular como centro de exhibición y creación de todas las manifestaciones artísticas. Su gran aportación a València fue la de lograr un proyecto cultural global y dotar de una programación de calidad e innovadora a la ciudad. Su gestión se caracterizó por la generosidad, la coherencia, la honestidad, el rigor y la sensibilidad social. Fue valiente, leal a sus principios y nunca se amilanó por nada ni por nadie afrontando todos los problemas sobrevenidos, que supo resolver con serenidad, fuerza y criterio», expresó el centro cultural a través de un comunicado. 

El equipo de Rambleta describió a Palau como «una mujer maravillosa, solidaria, inclusiva, gran defensora de la libertad, de la igualdad y de la diversidad, profesional, inquieta, compañera y amiga. Una de esas personas que dejan surco de sensibilidad y armonía. Pudo dedicarse a su gran pasión, la cultura, la cual siempre entendió como una fuerza transformadora de la sociedad, y la defendió como un bien de primera necesidad de las personas». 

«Enorme vacío»

Según los compañeros de Palau, «Lorena deja un enorme vacío en Rambleta», ya que «ella era Rambleta y Rambleta seguirá siendo ella, porque su proyecto continuará». Durante su trayectoria, «respaldó al tejido creativo local, y se sintió unida al barrio Sant Marcel·lí y sus vecinas y vecinos, quienes siempre le expresaron su admiración y cariño». 

Son muchos los profesionales que ayer expresaron sus condolencias a la familia de Palau a través de las redes sociales. Una de ellas fue la vicealcaldesa de València, Sandra Gómez. «Nos ha dejado Lorena Palau. Una excelente gestora que estuvo 10 años al frente de La Rambleta. Defensora de los buenos proyectos. Gran profesional que contribuyó a construir la historia cultural de València», expresó. Palau mantenía estrechas relaciones con el consistorio a causa de la naturaleza de Rambleta, espacio público gestionado por la empresa Brot Cultural. 

También expresaron sus condolencias las entidades con las que el centro compartía diversos espacios, como el Palau de la Música, que ha necesitado el auditorio de Rambleta para los conciertos de la Orquesta de València. «Estamos consternados por la inesperada muerte de Lorena Palau. Excelente gestora cultural, siempre nos transmitió su disposición para materializar las colaboraciones». 

Por otra parte, lamentaron la muerte de Palau profesionales de Jot Down, con quien creó un ciclo, Mongolia, quien dijo que la Rambleta era la «segunda casa de la revista en València», y humoristas como Jandro. «Confió en nosotros para estrenar nuestro show en València y desde entonces nos hemos sentido como en casa en cada función».