Un Palacio para la 'Gioconda' de Sorolla

La exposición 'De la foscor a la llum' puede visitarse este sábado en el Palacio de las Comunicaciones, antigua sede de Correos

Voro Contreras

Voro Contreras

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha inaugurado este mediodía la exposición "De la foscor a la llum" en el Palacio de las Comunicaciones de València. La muestra reúne 75 piezas de diferentes artistas desde el siglo XIV a mediados del XX procedentes de la Colección Lladró, aunque tiene a Joaquín Sorolla -y al propio edificio que alberga las obras (la antigua sede de Correos en València)- como principales ejes del recorrido.

De hecho, de las siete pinturas que se muestran del pintor valenciano, dos constituyen el eje sobre el que gira "De la foscor a la llum": "Yo soy el pan de la vida", un cuadro de 25 metros cuadrados de superficie que da la bienvenida a los visitantes, y "Labradora valenciana", un lienzo que servirá como "imagen" de la exposición y cuyo poder "icónico" el comisario de la muestra, Pablo González Tornel, no ha dudado en comparar con el de las Meninas o la Gioconda. "Vamos a sacarle todo el partido posible", ha anunciado.

En la inauguración -a la que también ha acudido el alcalde de València, Joan Ribó; el presidente de las Corts, Enric Morera; la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, o el secretario autonómico de Cultura, Ximo López-, Puig ha agradecido a la familia Lladró la oportunidad de que la Generalitat haya adquirido la colección y que esta pase a formar parte del patrimonio de todos los valencianos.

"La cultura es un bien público, un pilar del estado de bienestar", ha destacado el jefe del Consell, para señalar a continuación que el traslado de estas obras tras la exposición al Museo de Bellas Artes, "supondrá una oportunidad para prestigiar" esta pinacoteca, "que muchas veces tenemos demasiado olvidada".

A este respecto, Puig ha anunciado durante la inauguración de la muestra la futura creación de una "ley para potenciar la institucionalización" del Bellas Artes y "reforzar su visibilidad".

De todos los valencianos

Por su parte, el director del Museo de Bellas Artes y comisario de la exposición, Pablo González Tornel, ha subrayado cómo "De la foscor a la llum" supone la mayor adquisición de una colección privada por parte de la administración autonómica y, con ello, la oportunidad de que esta no se disgregue ni desaparezca. "Lo más importante es que esta colección ahora es de todos los valencianos", ha señalado.

También ha destacado González Tornel la oportunidad que esta adquisición supone para convertir al Bellas Artes en uno de los grandes espacios de referencia del arte de Sorolla, ya que contará con medio centenar de obras de este pintor. Además, el comisario ha indicado que "De la foscor a la llum" supone el primero de los actos importantes del Año Sorolla en la Comunitat Valenciana, cuyo comité organizador se ha constituido hoy con el objetivo de hacer llegar las actividades de esta conmemoración "a cada municipio de la Comunitat Valenciana".

Entre los invitados a la inauguración de "De la foscor a la llum" se encontraban también varios representantes de la familia Lladró quienes, en declaraciones a Levante-EMV, han expresado su "emoción" por el hecho de que la colección formada por los hermanos Juan, José y Vicente Lladró esté ahora "al alcance de todos los valencianos". "Para nosotros es una alegría que todas estas pinturas estén juntas y que se puedan mostrar a todos, este era el objetivo que tenían los tres hermanos", han asegurado Rosa y Mari Luz Lladró.

"Yo soy el pan de la vida", la joya de la muestra

La exposición tiene como pieza principal - por su temática singular dentro de la trayectoria de Sorolla y por ser una de las de mayores dimensiones que pintó jamás-, “Yo soy el pan de la vida”, un lienzo que hasta 2018 presidía las instalaciones de la fábrica de Lladró en Tavernes Blanques y que posteriormente se exhibió en la Fundación Bancaja.

Flanqueado por "Labradora valenciana", obra también de Sorolla que sirve como imagen de la exposición, "Yo soy el pan de la vida" recibe a los espectadores nada más entrar al Palacio de Comunicaciones. 

El lienzo fue creado por encargo del político y viticultor chileno Rafael Errázuriz Urmeneta para su recién inaugurada casa-palacio de Valparaíso en Chile. Con unas medidas de 4,1 x 5,3 metros, esta pintura se encuadra dentro de los grandes formatos de Sorolla al igual que los paneles realizados para la Hispanic Society de Nueva York sobre las provincias de España, realizados entre 1913 y 1917. 

En la composición, aparece Jesucristo sobre una barca de vela latina como la utilizada por los pescadores valencianos, tripulada por tres discípulos desde donde se dirige a la multitud que le escucha desde la orilla. 

Sorolla empleó como modelos a los pescadores y pescadoras de la playa de la Malva-rosa enalteciéndolos y convirtiéndolos en personajes de una escena bíblica. El pintor ordena la escena principal con un ritmo diagonal ascendente hacia la izquierda cuyo punto culminante es la imagen de Jesús de perfil, modulando los brazos al ritmo de sus palabras. En total, la muestra cuenta con siete obras de Sorolla.

Las autoridades durante la inauguración de la muestra Lladró.

Las autoridades durante la inauguración de la muestra Lladró.

Más allá de Sorolla

Pero la muestra, que abrirá sus puertas al público mañana sábado, 25 de febrero, cuenta con otros lienzos de Joaquín Sorolla, así como Joan de Joanes, José de Ribera, Francisco Zurbarán, José Benlliure, o Ignacio Pinazo, que se han organizado bajo la gran cúpula del antiguo edificio de Correos a través de paneles.

Concretamente, se exponen 73 pinturas y dos esculturas de la colección de la familia Lladró que fue adquirida por la Generalitat el pasado verano y que formarán parte de los fondos del Museo de Bellas Artes de València.

El título de la exposición, 'De la foscor a la llum', trata de reflejar la evolución de la pintura que se muestra y que va desde obras religiosas de la Edad Media hasta piezas de Sorolla, caracterizado por el tratamiento de la luz. Seis siglos que reflejan las diferentes tendencias de la historia del arte, poniendo el acento en el arte valenciano, sin olvidar pintores del resto de España y de Europa.

Entre el gótico y el siglo XX

Hasta su compra el pasado julio por la Generalitat, la Colección Lladró constituía uno de los conjuntos artísticos privados más importantes de España. 

La familia de porcelanistas había ido adquiriendo durante décadas piezas de artistas de la edad de oro del gótico y del Renacimiento valenciano como el Maestro de Cubells, Joan Reixach, el Maestro de Artés, Alonso Berruguete o Vicente Macip y su hijo Joan de Joanes, de quien encontramos una impresionante Sagrada Familia con San Juan Bautista.

Son las primeras piezas que el espectador encontrará tras observar "El pan de la vida". Después llegan las pinturas propias de la época barroca de Juan Sánchez Cotán, Juan Ribalta, Jerónimo Jacinto Espinosa, José de Ribera, los talleres de Rubens y del Greco, Francisco Herrera el Viejo, Francisco de Zurbarán, Juan Valdés Leal, José Antolínez, Antonio Palomino, Margarita Caffi o Baldasare de Caro. 

La exposición también muestra el clasicismo de José Camarón Boronat, Mariano Salvador Maella, Juan Bautista Romero, Vicente López y José Felipe Parra Piquer. El recorrido concluye en el siglo XIX hasta desembocar en el XX con Sorolla, sus predecesores, contemporáneos y sucesores como Antonio Cortina, Ignacio Pinazo, José y Mariano Benlliure, Cecilio Plá, José Mongrell, Antonio Fillol, Julio Vila Prades, Víctor Moya y Juan Bautista Porcar.

De Correos al Bellas Artes

La exposición está comisariada por Pablo González Tornel, director del Museo de Bellas Artes, y se enmarca en las actividades programadas por la Generalitat para celebrar el Año Sorolla, en conmemoración del centenario de la muerte del pintor valenciano.

Una vez concluya la exposición, las obras se depositarán en el Museo de Bellas Artes. Los Sorollas formarán a su vez parte de la futura Sala dedicada al pintor en la pinacoteca y el resto se incluirá en la colección del museo. González Tornel también ha anunciado que pasarán a formar parte de la exposición permanente un retablo del Maestro de Cubells, las pinturas de Vicent Macip y Joan de Joanes, el Zurbarán, los dos Ribera, uno de los Vicente López, el Fillol y las cuatro pinturas costumbristas de Mongrell.

Adecuación del edificio

Como ya adelantó este diario, el espacio, el antiguo edificio de Correos, ha sido adaptado para poder convertirse en sala de exposiciones. Así, los mayores retos de los técnicos han tenido que ver con la climatización, el control de la iluminación y el espacio disponible.