Crítica

La tele de Pablo y de todas

"Es un canal de YouTube con unos cuantos programas de menos de una hora en los que fundamentalmente se habla al estilo de los millones de pódcast facilones"

Pablo Iglesias, en uno de los programas de Red.

Pablo Iglesias, en uno de los programas de Red.

Maite Mercado

Maite Mercado

En atención a mi labor como analista catódica observo la tele de Pablo Iglesias de la que se habla en algunos círculos más que de la nueva hija de Juan Carlos I. La propuesta no alcanza los estándares de lo que se entiende por una emisora de televisión convencional: es un canal de YouTube con unos cuantos programas de menos de una hora en los que fundamentalmente se habla al estilo de los millones de pódcast facilones que pululan por la red.

Y no está nada mal pensado hacerse fuerte en el espacio que prefieren casi el 40% los jóvenes de 18 a 24 años y el 20% de los que tienen hasta 44, según el último informe de consumo audiovisual de Barlovento. Sin embargo, Iglesias no se ha resistido a que le encuentren con el mando a distancia en los televisores del salón, al menos en Madrid.

Además, emitiendo desde la frecuencia que antes ocupaba 7NN, un canal que nació el 12 de octubre de 2021 que se vendía como inspirado en la estadounidense Fox News, la misma que ha tenido que pagar 787,5 millones de dólares por mentir a sabiendas. Marcos de Quinto entró en el Consejo de Administración como posible salvador y ficharon a Toni Cantó, pero los “excesivos gastos generados” sin ingresos llevaron al cierre. Iglesias anunciaba la adquisición con risas esperando que no hubiera infartos en el barrio de Salamanca.

7NN se presentaba como “la alternativa”, como lo hace la tele que no es solo de Pablo, sino de todas, como bromean en la promoción de un nuevo programa, pero con una diferencia: el “espacio combativo” de la izquierda de verdad, imprescindible para defender derechos y libertades, necesita socios: “Únete a Canal Red, forma parte del movimiento que lo va a cambiar todo ¡Te necesitamos!”, dicen en su crowdfunding.

Inna Afinogenova

Inna Afinogenova

3.300 usuarios veían el canal en YouTube en directo el viernes a las 11.45, una hora y pico después de que empezara a emitir en directo “El Tablero”, típica mesa de análisis de la actualidad. Iglesias se divierte en “Noticias Básicas”, unos doce minutos de información a su manera acompañado, entre otras, por su fiel lugarteniente Dina Bousselham y la exsubdirectora de Russia Today en español Inna Afinogenova, conocida ahora por haber sido señalada y atacada por malísimos periodistas que la acusan sin razón de manipular noticias, en opinión de sus compañeros.

Hubo otras épocas en las que proliferaba la denominada prensa de partido, básicamente propaganda en formato periódico. Nada nuevo bajo el sol abrasador que nos espera. Solo cambia el envase: streaming, TDT regional o redes sociales. En Canal Red presumen de nacer para acabar, de una vez por todas, con el monopolio de las cloacas mediáticas y al arrogarse el papel de medio “independiente” es donde patinan. El Periodismo es otra cosa, digan lo que digan. Ellos y muchos otros.