Las fans valencianas de Taylor Swift llegan a Madrid: "Será la mejor noche de nuestras vidas"

Decenas de jóvenes de la Comunitat Valenciana se desplazan a Madrid para disfrutar del concierto de la artista, incluido en la gira «The Eras Tour»

Taylor Swift, durante su concierto en Lisboa.

Taylor Swift, durante su concierto en Lisboa. / Miguel A. López/EFE

Saray Fajardo

Saray Fajardo

El día más esperado para las "swifties", por fin, ha llegado. Muchas de ellas tienen marcada esta fecha en el calendario desde hace cerca de un año, cuando, tras varias horas de espera que se convirtieron en un verdadero 'via crucis', consiguieron adqurir las entradas para el concierto de Taylor Swift en el estadio Santiago Bernabéu, que tendrá lugar esta noche y que, por suerte para muchos de sus seguidores, repetirá mañana.

Cerca de 130.000 fans de la cantante podrán disfrutar esta noche del concierto incluido en la gira "The Eras Tour". Entre ellos, hay una gran representación valenciana, aunque muchos jóvenes no consiguieron adquirir la entrada. La valenciana Mireia Alberola ha sido una de las afortunadas. Reconoce que conseguir la entrada no fue una tarea sencilla. Sin embargo, junto a otros cuatro amigos, disfrutará de "la mejor noche de nuestras vidas". Lamentablemente, no lo podrán hacer juntos, ya que cada uno tiene asignado un asiento en sectores distintos. "No tengo ningún problema porque allí conoceré a mucha gente", recalca.

Claudia Villalonga también reconoce que comprar la entrada "fue como ir a la guerra". Sólo disponían de 12 horas para registrarse en la página web. Las fans debían escoger la ciudad a la que querían acudir y, una vez recibido el código, sólo podían adquirir cuatro localidades. Villalonga seleccionó "casi todos los conciertos", pero sólo obtuvo el código para Milan y Lisboa. Cuando la artista anunció una segunda fecha en Madrid, tuvo la suerte de poder conseguir los tíquets, que rondan los cien euros.

'Merchandising'

Las propias fans han establecido algunas "normas" para acudir al concierto. Concretamente, las asistentes van vestidas con elementos o prendas características de su disco preferido. En el caso de Villalonga, lucirá prendas en color marrón con botas cowboy como referencia al segundo álbum Fearless, publicado en 2008.

Sin embargo, no sólo existe un "dress code" para el espectáculo, sino que las "swifties" llevan meses creando las "friendship bracelets", es decir, pulseras con los títulos de las canciones que se intercambian durante los conciertos. Cristina Hernández, que ya pudo disfrutar de la música de Taylor Swift en Lisboa, ha preparado cerca de sesenta. Además, unas horas antes de acceder al estadio, se reunirá con sus amigas para complementar sus "outfits" con maquillajes y purpurinas. A pesar de que la joven ya sabe qué es vivir un concierto de esta artista, señala que se crea "un ambiente muy bonito y con mucha energía". En su caso, en el anterior concierto lució un "look" del disco Reputation y ahora del álbum Lover. Así, durante tres horas, Taylor Swift interpretará cerca de 45 canciones, aunque, en cada ciudad, añade dos temas sorpresa interpretados con el piano y la guitarra.

Hernández irá acompañada de su amiga Carmen Fernández, quien conoció a la artista gracias a la película de Hannah Montana. Desde ese momento, y como la mayoría de "swifties", ha seguido a la cantante en cada uno de sus álbumes. "Se ha convertido en un referente porque te sientes identificada con sus canciones, ya que son vivencias que todos hemos vivido", añade Mireia Alberola.

Precios desorbitados

La presencia de Taylor Swift en Madrid ha generado un gran impacto económico en la ciudad. Sin embargo, algunas fans denuncian el incremento de precios de los hoteles o los apartamentos. "Nos costaba casi 500 euros, por lo que decidimos coger el primer tren de vuelta y no quedarnos a dormir", denuncia la joven. En el caso de Villalonga, su grupo ha decidido repartirse entre las viviendas de amigos y familiares que viven en la zona. Por suerte, la fiesta sigue después del concierto y algunos establecimientos y discotecas organizan fiestas durante toda la noche con música de la artista.

En algunos casos, los jóvenes no han tenido la suerte de poder disfrutar del concierto en Madrid, por lo que han optado por otras ciudades. La valenciana Mar Antich presenciará el espectáculo en Lyon el próximo 2 de junio. "Algunos amigos estarán en Madrid, pero otros tuvimos que coger las entradas de Lyon", recueda la joven, que cursa un Erasmus en Toulouse. Para acudir, se desplazará en tren durante cuatro horas y alquilarán un apartamento en la ciudad.

"Si no vas, no existes"

"Ha aparecido una fiebre por los macroeventos, cuando también hay conciertos en salas pequeñas", denuncia el periodista musical Carlos Pérez de Ziriza, quien reconoce que estos fenómenos "no son positivos para los jóvenes". Además, la industria musical ha conseguido crear un negocio en torno a este tipo de espectáculos. "Es fantástico que se interesen por la cultura, pero parece que si no vas, no existes", lamenta.

Además, reconoce que se vende como una "experiencia única", cuando Taylor Swift sólo tiene 34 años. "Seguramente actuará muchas veces más, ya que le queda mucha carrera por delante", concluye.

Basándose en su experiencia en el comportamiento de los viajeros, complementada con investigaciones y estadísticas de fuentes oficiales, HelloTickets estima que Madrid recibirá más de 60 mil visitantes los próximos 29 y 30 de mayo para asistir a los dos conciertos de Taylor Swift en el renovado Estadio Santiago Bernabéu. Se espera que los espectáculos sean un importante impulso económico tanto para Madrid como para España, inyectando millones a la economía del país

El nuevo estadio Santiago Bernabéu tiene una capacidad de aproximadamente 65.000 personas para celebraciones de conciertos. Se espera que alrededor de 130.000 fans asistan a los conciertos durante las dos noches, de los cuales entre el 50 y el 70% serán locales. Esto significa que entre 52.000 y 65.000 personas visitarán la capital desde otras áreas. La estancia promedio de los visitantes en la capital es de 2 noches.

Estos conciertos impactarán en diversas industrias, generando millones de euros y ayudando significativamente a la economía local y nacional.

Con una afluencia de 52.000 a 65.000 turistas, se espera que los hoteles y otros alojamientos operen a plena capacidad, lo que llevaría a un aumento de ingresos del 200% al 300% en comparación con un fin de semana normal.

En promedio, estos visitantes probablemente se quedarán dos noches, gastando entre 150€ y 300€ por noche. Esto se traduce en unos ingresos estimados de 15.6 millones € a 19.5 millones € solo para los hoteles.

Gastronomía y entretenimiento

Se espera que los turistas gasten alrededor de 34€ al día en comida, lo que generará ingresos adicionales de 3.5 millones € a 4.4 millones € para restaurantes y cafeterías durante el fin de semana de los conciertos.

Transporte: moviendo a las masas

El uso aumentado de transporte público, taxis y servicios de transporte compartido será evidente a medida que los turistas se desplacen por la ciudad.

En promedio, los visitantes gastarán alrededor de 19€ al día en transporte, generando ingresos adicionales de 2 millones € a 2.5 millones € durante el fin de semana.

Impacto económico en el gobierno local

El beneficio financiero se extiende a las arcas de los gobiernos locales y nacionales. A través del IVA y los impuestos sobre la renta, el gobierno local de Madrid y el gobierno nacional de España se beneficiarán significativamente.

Con un gasto total estimado de los turistas, que oscila entre 25 millones € y 31.3 millones €, solo el IVA podría generar entre 5.25 millones € y 6.57 millones €.

Además, los impuestos sobre la renta empresarial derivados de los beneficios incrementados podrían sumar otros 625,300 € a 781,625 €, haciendo que el aumento total de los ingresos fiscales esté entre 5.88 millones € y 7.35 millones €.

Aunque los beneficiarios inmediatos de los conciertos son claros, el efecto dominó se extiende aún más. Las atracciones turísticas como el Museo del Prado y el Palacio Real tendrán más visitantes, los operadores turísticos locales disfrutarán de mayores reservas, e incluso pequeños negocios como farmacias y tiendas locales sentirán el impacto positivo. EFE

Suscríbete para seguir leyendo