Gilberto Santa Rosa: El artista que internacionaliza la salsa en 2024

El cantante puertorriqueño consigue expandir los géneros musicales latinos

Gilberto Santa Rosa

Gilberto Santa Rosa / J. Perez-Mesa

Gilberto Santa Rosa Cortés es un cantante puertorriqueño conocido por su apodo "El Caballero de la Salsa". Entre el amplio repertorio musical que define su trayectoria, el artista ha interpretado salsa, baladas románticas y boleros a lo largo de las 5 décadas que soldifican una carrera reconocida a nivel internacional.

Santa Rosa nació en Santurce (Puerto Rico) en el año 1962. Hijo de un dibujante de planos de ingeniería y de una operadora de las primeras computadoras IBM de la isla, empezó su carrera a la temprana edad de 12 años, cuando puso en marcha una agrupación compuesta por amantes de la música tropical que aspiraban a incursionar en este género. Su irrefrenable entusiasmo hacia la música latinoamericana le ha acompañado desde la infancia, convirtiéndose en el estandarte que ha llevado.

Inicios en la música

A los 14 años recibió la primera oportunidad de grabar profesionalmente con el director musical y trompetista Mario Ortiz Rodríguez, el cual le abrió su puerta de entrada a la industria. Durante dos años fue integrante de la orquesta 'La Grande', en la que conoció a Elías López, uno de los buques insignia que posibilitó la expansión internacional de este género. Este artista puertorriqueño fue su maestro y le ayudó a formarse como intérprete, además de incluirle como corista en las grabaciones de otros exponentes de la salsa.

En el año 1979 su carrera dio otro salto cuantitativo de gran magnitud, surgiéndole la oportunidad de participar en la grabación 'Homenaje a Eddie Palmieri' junto a la Puerto Rico All Star. Esto le permitió integrarse en las orquestas de Tommy Olivencia (con el que llevó a cabo varias grabaciones) y Willie Rosario (con quien grabó 6 discos) respectivamente.

En la orquesta de Willie Rosario ocupó el rol de vocalista, cuando todavía era un joven que no llegaba a los 20 años. Este acontecimiento supuso el inicio de su fama artísitca, catapultada por canciones que se popularizaron como 'La Mitad', 'Lluvia' y 'Cuando se Canta Bonito', entre muchos otros.

Debut como solista

Tras finalizar la mencionada etapa inicial, debutó a los 24 años como solista y director de orquesta gracias al apoyo de Combo Records, la compañía del maestro Rafael Ithier y el productor Ralph Cartagena.

En esta fase Gilberto grabó cuatro álbumes LP que terminaron de consolidarle como una de las promesas emergentes de la salsa en las últimas dos décadas del siglo XX. La década de 1980, por tanto, supuso una soldificación de su carrera a todos los niveles.

En el 1990 debutó en otro ámbito con gran peso en su recorrido profesional: El teatro. Debutó con la obra 'La pareja dispareja' junto a Rafo Muñiz y Luis Vigoreaux. En ese mismo año también dio su primer concierto (denominado 'Salsa Sinfónica') en el Centro de Bellas Artes () junto al artista nicaragüense Luis Enrique, dando como resultado un espectáculo sin precedentes en el que siguieron expandiéndose las raíces del artista.

En paralelo, Santa Rosa empezó a formar parte de la familia discográfica CBS (Sony Discos en la actualidad). En ella cosechó éxitos comerciales como Punto de vista (1990), que recibió el disco de oro y platino, y otras producciones que salieron a la luz en el transcurso de la década y tuvieron un gran alcance, como son: Perspectiva (1991), Nace aquí (1993), De cara al viento (1994), The Man and His Music (1995), Esencia (1996) y De corazón (1997) entre otras.

Reconocimiento internacional

Hoy en día, y con una gira europea que se encuentra en pleno despegue, el artista se ha internacionalizado de manera exponencial. También ha sido galardonado con un Grammy y cinco Latin Grammys, y ha vendido más de 30 millones de discos en Estados Unidos y Puerto Rico.

Su popularidad le ha llevado a países en los que le han recibido con los brazos abiertos, como fue el caso de Japón, al cual llegó como embajador musical de Puerto Rico en el año 1995, rompiendo todas las barreras idiomáticas al interpretar 'De cara al viento' en japonés.

Se trata pues de un artista polifacético que reivindica las raíces inherentes a su identidad latina, y que ejemplifica en sus más de 50 años dedicados a la música un pilar esencial de la salsa, el género musical que continúa llevando a todas las partes del mundo en pleno 2024.