Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Simón Casas: "No es rentable dar toros en València"

El empresario francés renuncia a organizar la Feria de Julio porque "no le salen las cuentas": "No se puede perder dinero ni hacer carteles que no sean dignos de València", aclara

Simón Casas

Simón Casas

“Solo caben 4.000 personas en un aforo de 10.500 localidades”, es la principal razón que Simón Casas, empresario de la plaza de toros de València, da en declaraciones a Levante-EMV sobre la anulación de la Feria de Julio por segundo año consecutivo.

 

“En una plaza de primera, con menos del 50 por cien de la entrada, es imposible dar toros porque es inviable”, aclara el empresario francés, quien pone el foco en el motivo económico ante su negativa de organizar la feria de san Jaime: “Una plaza de primera tiene muchos gastos generales, además de los honorarios de los toreros y los ganaderos. Ellos se han bajado el sueldo, han hecho mucho esfuerzo, pero siguen cobrando mucho”.

Antes de tomar esta drástica decisión, Casas aclara que “había hecho los números para dar la feria pero, sumando los ingresos de la televisión, no me salían las cuentas”, expone. “No se puede perder dinero ni hacer carteles que no sean dignos de València”.

Asimismo, el también empresario de Las Ventas, donde los próximos 26 de junio y 4 de julio hay dos corridas con un aforo limitado a 6.000 personas, escuda su decisión con el ejemplo de otras plazas de toros de primera categoría: “Hay que respetar el estatuto artístico de la plaza con el toro y el torero y eso vale mucho dinero. Sevilla, Zaragoza, Pamplona o Bilbao están en la misma situación que València”. Pero Madrid, que es plaza de primera, ya ha salido de esa posición.

Sobre la pregunta en relación a Córdoba, otra plaza de primera donde sí ha habido toros este año, Casas argumenta que “es una plaza privada y no está sometida a la norma jurídica”, sentencia.

València lleva desde el 8 de marzo de 2020, días antes de la explosión del coronavirus, sin toros. Ahora, cuando Castelló y Alicante ya han presentado sus respectiva ferias taurina en torno a la festividad de san Juan, el Cap i casal será la única capital de la Comunitat Valencia que no tendrá programación taurina.

La propia feria de Alicante ha sido organizada por Simón Casas: “Los gastos de producción son más bajos y los honorarios, también”, concluye.

Este compromiso de ofrecer corridas de toros con la mitad de aforo se adquirió en el nuevo contrato de arrendamiento que la Diputación de València, propietaria del coso, acordó con el empresario francés en diciembre de 2020. Pero en la mañana del miércoles, Casas envió un escrito al organismo provincial asegurando que no iba a organizar la Feria de Julio porque “solo entraban 4.000 personas”.

Fuentes de la Diputación explican a este periódico que les hubiera encantado que València hubiera tenido toros, pero que no pueden obligar a la empresa: “Él está en su derecho de no hacer la feria, pero no lo compartimos.  No podemos rescindir el contrato porque lo cumple, solo estaba obligado a dar las tres corridas de toros, la desencajonada y la novillada sin picadores de la Feria de Julio si había un 50% o más de entrada”.

La pugna de Simón Casas con la Diputación empezó hace dos semanas. El empresario francés puso una reclamación de 250.000 euros a la propietaria de la plaza de toros por los gastos de gestión de las Fallas de 2020, una feria en la que dio una novillada sin picadores y en la que exigía al órgano provincial los gastos de los jóvenes toreros: “Una vez alquilado el inmueble, los gastos son del inquilino”, exponen.

En ese sentido, sorprende cómo Simón Casas sí programó para la semana pasada la feria de Pentecostés de Nimes con un aforo máximo de 5.000 espectadores y en València, con un posible aforo de 6.000 espectadores para finales de Julio -fecha en que se celebraría el ciclo en honor a san Jaime- parece “inviable”.

Así lo asegura el secretario autonómico de Seguridad y Emergencias y responsable taurino de la Generalitat Valenciana, José María Ángel: “En el mes de julio los aforos aumentarían hasta las 6.000 personas, acorde con la normativa sanitaria, y no entiendo cuáles son las dificultades para hacer la feria”, aclara. Pero València, de momento, se ha quedado sin toros.

Compartir el artículo

stats