Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Subir los precios tras dos años sin toros es injusto"

La Unión de Abonados, la Federación Taurina y la Asociación de Abonados y Aficionados de València analizan el aumento de los precios de las entradas de la Feria de Fallas y los carteles de la nueva empresa Nautalia Viajes

La plaza de toros de València en una imagen reciente. Levante-EMV

Los precios de las entradas de la Feria de Fallas, impuestos por la empresa Nautalia Viajes, han causado el primer revuelo del año entre los aficionados valencianos. Y todavía no ha salido el toro por chiqueros.

La sensación que tienen los aficionados hoy en día, tras dos años largos sin toros, es parecida al estupor que sigue al bofetón que te da quien menos podrías imaginar. Según la Unión Taurina de Abonados de la plaza de toros de València, el precio de las entradas para asistir a una corrida de toros ha incrementado entre un 5% y 12% en el tendido de sombra; y entre un 13% y 20% en el de sol. Respecto a las novilladas con picadores, el aumento del importe es entre el 20% y 30% en sombra y del 30% al 60% en sol.

En las novilladas sin picadores, que antes de la entrada de Simón Casas eran gratuitas y él les puso un precio de 5 euros por localidad, han incrementado ahora en un 160% con un coste de 13 euros.

A todo ello, hay que sumar que, de los 1.000 abonos especiales entre jóvenes y jubilados, solo se han renovado unos 600 -en cifras redondas- y hay unos 200 de nueva adquisición. Por lo tanto, se han quedado 200 abonos libres, sin renovar.

La empresa Nautalia Viajes asegura que el precio de las entradas es un «equilibro» entre el presupuesto de los carteles porque «no hay corridas de bajo coste». También exponen que han «meditado» los precios porque han concentrado «la calidad de las ternas, aunque tenga un coste mayor».

Por su parte, el presidente de la Unión de Abonados, Agustín Colomar, reconoce que es una «injusticia» ese aumento y es «incorrecta» la forma de actuar de la nueva empresa de la plaza: «No podemos llevarla a los juzgados, como hicimos con Ruedo Valenciano, porque en el nuevo pliego de condiciones pone que hay libertad de precios para las entradas», expone.

Sobre los nuevos importes, Colomar aclara que solo hay una ventaja: «Como solo hay cuatro corridas de toros, el abono va a costar mucho menos». Pero insiste que el aumento de los precios «va en detrimento de la fiesta».

Más en concreto, asegura que el damnificado es el aficionado, pero especialmente el abonado, que aún con los descuentos previstos para las ferias y la temporada, su desembolso es «proporcionalmente superior» al obtener entradas para todos los espectáculos.

«No entiendo las dos tardes de Manzanares porque le ha quitado el sitio a otro torero», ha finalizado el presidente de la Unión de Abonados, una plataforma que cumple 25 años en junio.

El presidente de la Federación Taurina de València, Ximo Rodenas, piensa que «es un incremento demasiado elevado» porque «habrá aficionados que no podrán pagar las entradas». Un hecho que califica de «duro» después de tanto tiempo sin festejos y sentencia que «los toros se deben de acoplar a estos tiempos».

Asimismo, Rodenas valora la feria como «atractiva», pero echa en falta otros encastes y ganaderías como Miura y más toreros valencianos como «Jesús Duque, quien tras triunfar en la última Feria de Julio merecía estar en las Fallas».

El presidente de la Asociación de Abonados y Aficionados Taurinos de València (Asabaf), Ximo Morales, aclara que todavía no se ha sacado el abono, pero que la feria es «muy buena» y «cumple los requisitos del pliego». Así que, de momento, prefiere no juzgar porque «debemos dar un margen de confianza a Nautalia, está recién aterrizada a la plaza», concluye con cierta ilusión.

Compartir el artículo

stats