Roca Rey vuelve a nacer en Santander: así fue la dramática cogida

El torero peruano cortó tres orejas tras una tarde heroica frente a una corrida de toros de Antonio Bañuelos mientras que Cayetano Rivera le salvó la vida

Roca Rey vuelve a nacer en Santander: así fue la dramática cogida

J.R.

Jaime Roch

Jaime Roch

Un milagro. Así describen el suceso de este miércoles en la plaza de toros de Santander los aficionados que allí se encontraban presentes. Casi 10.000 personas estremecidas. Impactadas. Hasta el cirujano jefe de la plaza de toros, Daniel Casanova, y todo su equipo médico se marchó corriendo a la enfermería para ponerse el pijama verde con el objetivo de operar porque intuían que tenían que hacer una toracotomía o una laparotomía de urgencia al torero Andrés Roca Rey ante la gravedad del percance. Pero no. El joven peruano cortó tres orejas tras una tarde heroica frente a una corrida de toros de Antonio Bañuelos. Y los allí presentes percibieron al joven torero peruano con una suerte de aptitudes sobrehumanas capaces de sacrificar su propia vida frente al toro para crear emociones fuertes.

El coso de Cuatro Caminos se conmovió de pavor ante una cogida que pudo ser mortal (como suena): en el primer muletazo por alto se le venció el toro y lo llevó empalado, entre las astas, hasta las tablas del 7, junto al portón que da acceso a la enfermería. Allí lo empotró contra los tableros (como suena). Al bajarlo de aquella crucifixión llegó Cayetano Rivera, al que también cogió el toro aparatosamente cuando se echó encima de él literalmente para salvar al joven torero peruano y sufrió una rotura de costillas.

Las dos orejas del tirón

Eso ocurrió en el inicio de su segundo, que fue el sexto de la tarde porque corrió turno porque en su primero ya fue feamente volteado: en ese toro, impuso su voluntad hasta que en el giro para resolver con el de pecho le echó mano. Al primer impacto de la metralla siguió una nueva andanada tras volver a voltearlo, desde el suelo. Después de los dos percances, volvió a la cara del toro. En su primero cortó una oreja con petición de la segunda y en su segundo, las dos orejas del tirón.

Politraumatismos

El Servicio Médico de la Plaza de Toros de Santander emitió dos partes tras los dos ingresos en la enfermería del matador Andrés Roca Rey, acontecidos tras matar al segundo y al sexto toro de la cuarta corrida de abono de la Feria de Santiago. En el primero de esos partes se refiere un "politraumatismo que afecta a la rodilla izquierda"; y en el segundo, "contusiones múltiples en cuello, cara, muslo derecho y rodilla izquierda", de "pronóstico reservado". El torero peruano ya se encuentra en su casa de Sevilla y quiere reaparecer en Huelva el próximo 3 de agosto.