Una Feria de Julio con (muchas) carencias y ausencias

Una empresa que ha reactivado Madrid en un mes de toros con más de medio millón de espectadores no puede soltar de la mano a una plaza como València en plena Feria de Julio

Luque, que se ofreció a torear, y Borja Jiménez, que se reservó la fecha, son los grandes ausentes

Los integrantes de la empresa de la plaza junto al rejoneador Diego Ventura el día de la presentación de la Feria de Julio

Los integrantes de la empresa de la plaza junto al rejoneador Diego Ventura el día de la presentación de la Feria de Julio / Levante-EMV

Jaime Roch

Jaime Roch

La Feria de Julio de València ya es oficial y la noticia se consuma: Andrés Roca Rey no está contratado en la plaza de la calle Xàtiva por primera vez desde que tiene en su haber el título de matador de toros. Y eso, tras su descomunal triunfo en la Feria de Fallas con su faena a «Leguleyo», un toro de Jandilla extraordinario premiado merecidamente con la vuelta al ruedo, y sus dos 'No hay billetes' consecutivos que superó la barrera de los 90.000 espectadores, empobrece un ciclo que necesita de su tirón en la taquilla y en la ciudad para reavivarse.

Más allá de la ausencia del número uno del escalafón, decisión entendible y respetable después de lo que hizo en la Feria de Fallas y a la espera de que otros toreros den el paso adelante, el ciclo tiene difícil defensa lo mires por donde lo mires. Y eso, en estos tiempos, una empresa como la marca de Nautalia Viajes para la gestión integral de plazas de toros como la de València, que tan acertadamente ha reactivado Madrid este pasado San Isidro con un total de 564.353 espectadores en un mes de toros y una media diaria de 20.902 personas, no se lo puede permitir. 

Morante, seria duda

No es admisible para los aficionados valencianos porque ni el director general de Nautalia Viajes, Rafa García Garrido, ni su gerente en València, Víctor Zabala de la Serna, pueden soltar de la mano a una plaza como València en plena Feria de Julio, un ciclo que ha evidencia graves urgencias de público en sus ediciones anteriores. Y, sobre todo, porque hubiera costado muy poco mejorar la programación en honor a san Jaime, que cuenta con mimbres buenos como la presencia de Morante de la Puebla y Juan Ortega, en lo que se señala como el cartel del arte el viernes 19 de julio que abrirá el rejoneador Diego Ventura, frente a astados de las divisas de Núñez del Cuvillo y Los Espartales para el toreo a caballo. 

Aunque Morante es seria duda, ya que Levante-EMV puede adelantar que la próxima semana, el genio sevillano tomará la decisión de si corta finalmente la temporada tras la afección mental de la que ha recaído.

Juan Ortega esculpe una extraordinaria verónica al segundo toro en València

Juan Ortega esculpe una extraordinaria verónica en la Feria de Fallas / Litugo

Pero el cartel del sábado 20 sí que tiene difícil defensa dentro de una feria que también ha olvidado su santo y seña: el argumento torista. Casi no se sustenta que ni Sebastián Castella, ni Talavante ni Manzanares se hayan acartelado juntos en València en pleno 2024. Por mucha vitola de las figuras que mantengan a duras penas hoy en día, ese cartel tiene pocos alicientes, salvo los tres toros de Victoriano del Río a lidiar en un encierro que completarán tres ejemplares de El Pilar

Las principales ausencias

Ese día 20, que Borja Jiménez se guardó la fecha para volver a València tras su buena presentación como matador de toros en el ciclo josefino, debería haber entrado, tal y como estaba previsto en un principio. Y ahora con más razón después de proclamarse flamante triunfador de la Feria de San Isidro de Las Ventas. Pero nada de eso ha ocurrido, lamentablemente.

En ese cartel también debería de haber entrado Daniel Luque, uno de los toreros con mayor plenitud del escalafón que ratificó su extraordinario momento en la Feria de Abril y que, para más inri, la afición valenciana se quedará sin verlo en 2024 si nada cambia. La empresa de València directamente no lo ha llamado para contratarlo después de que se ofreciera él mismo para torear en la Feria de Julio. Por no hablar de otros toreros como el mismo Fernando Adrián, con tres puertas grandes de Las Ventas consecutivas; David Galván, Paco Ramos, tras su faena en la feria del año pasado; Miguel Ángel Perera, tras su Puerta del Príncipe de Sevilla; o Tomás Rufo, que ya estuvieron fuera de la pasada Feria de Fallas. I también siguen sin apostar por toreros locales como Miguel Giménez, quien tanta lucha lleva con su carrera temporada tras temporada en Perú con afición y fe en él mismo. 

Román y Ureña salen por la puerta grande de València en la Feria de Julio del 2018

Román y Ureña salen por la puerta grande de València en la Feria de Julio del 2018 / Levante-EMV

Por lo tanto, sobre la cartelería, el mejor cartel es el del domingo 21: Ureña y Román se enfrentarán mano a mano a los toros de la gloria de Santiago Domecq, la divisa triunfadora de la Feria de Abril y de San Isidro. La ganadería jerezana volverá al coso de la calle Xàtiva en una corrida de toros después de 18 años. Aquel último día, un 18 de julio de 2006, los toreros valencianos Vicente Barrera y Tomás Sánchez salieron por la puerta grande. 

La novillada del jueves también ilusiona. Y no poco. El valenciano de Algemesí Nek Romero está acartelado junto a dos de los triunfadores de San Isidro como Roberto Martín 'Jarocho' -con puerta grande incluida- y el también valenciano Samuel Navalón, quienes se enfrentarán a novillos de Núñez de Tarifa. El futuro está en sus manos.

Suerte a todos y que salga el toro ya, a pesar de que sea una Feria de Julio con muchas ausencias y carencias. Seguro que los pocos alicientes ponen las notas emocionantes del ciclo.

Suscríbete para seguir leyendo