Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Montesa. Con perspectiva de género

Montesa. Con perspectiva de género

Montesa. Con perspectiva de género

La Historia, además de los vencedores, la escriben siempre los hombres, dijo Isabel Allende. No solo las grandes páginas, en las que las hazañas recogidas, en un elevadísimo porcentaje, llevan firma masculina: también a nivel local, en los pueblos y ciudades, donde las crónicas municipales y el nomenclátor atestiguan tan solo las contribuciones de la mitad de la población. En el primer caso, el esfuerzo de los historiadores está sacando a relucir, en los últimos años, nombres femeninos que cosecharon grandes gestas —en ocasiones, atribuidas hasta ahora a hombres—, en un ejercicio de justicia histórica. En el segundo, este trabajo acaba de empezar. Algunos municipios y entidades ya se han puesto a ello. Es el caso de Montesa, que en su nuevo plan turístico ha decidido echar la vista atrás, con una perspectiva feminista. El resultado es Montesa amb ulls de dona, una ruta patrimonial por los lugares y rincones más emblemáticos del término con un elemento diferenciador: la teatralización.

Así, la ruta cuenta con nueve figuras femeninas, vecinas de Montesa en distintas épocas de su historia, que aparecen en otros tantos puntos de la ruta a contar aspectos determinados de la historia del municipio y cuál fue su papel en esos periodos. Un nuevo atractivo turístico que, de paso, sirve para recuperar figuras desconocidas, y con ellas, unas partes de la historia de Montesa hasta ahora ocultas. La ruta parte desde la antigua Almàssera del pueblo, construida en 1948, y recorre sus calles, callejones y plazas más importantes, recorriendo edificios como el Museu Parroquial, hasta acabar en el emblemático Castell.

De este emplazamiento es sobradamente conocida su vinculación con la Orden de Santa María de Montesa, pero esta nueva ruta da voz a otras actrices que también formaron parte de la leyenda del Castell: el de una de las componentes de la familia musulmana que vivió en él hasta la conquista cristiana, y el de una sirvienta de la orden de monjes que ocuparía el Castell a continuación. Son dos de los nueve personajes históricos de la localidad que recupera esta Montesa amb ulls de dona.

Los asistentes descubren, en su transcurso, un relato que hasta ahora había permanecido oculto, disperso, o contado hasta ahora con unos protagonistas exclusivamente masculinos. Se trata, en todos los casos, de mujeres reales, tal y como insiste la alcaldesa de Montesa, Analía Juan. Ha sido el regidor de Cultura i Patrimoni, el historiador Josep Cerdà i Ballester, quien se ha encargado de recoger las historias de estas nueve mujeres, a partir de una labor de investigación y documentación «brillante», calificó la alcaldesa: «Josep Cerdà ya conocía a estas figuras, pero ha tenido que bucear en los archivos para recabar sus relatos. Nunca se habían trabajado hasta ahora», subrayó.

Con la memoria de estas mujeres recuperada, los esfuerzos se centran ahora en la difusión de sus testimonios. Montesa amb ulls de dona, que el ayuntamiento instaurará en la oferta turística regular del municipio, es al cabo un primer paso en este sentido. Además de las nueve protagonistas de la ruta, el trabajo de Cerdà ha servido para rescatar del olvido a otras figuras femeninas de la historia de Montesa; de todas ellas, el consistorio preparará material didáctico y de documentación para ponerlo a disposición de la ciudadanía. A largo plazo, servirán para lanzar otros proyectos divulgativos. Un trabajo con el que Montesa marca el camino para completar el relato histórico con las voces que, hasta ahora, habían caído en el olvido.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats