Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moixent, puertas abiertas a la época ibera

La Bastida de les Alcusses, un poblado del siglo IV antes de nuestra era, celebró el pasado fin de semana sus jornadas de puertas abiertas, en las que los visitantes pudieron conocer el resultado de las últimas investigaciones

moixent Puertas abiertas a la época ibera

moixent Puertas abiertas a la época ibera

La pandemia del coronavirus ha obligado a adaptar también los viajes en el tiempo. Poruqe algo parecido travesías de este tipo eran las jornadas de puertas abiertas en la Bastida de les Alcusses, el poblado ibero de Moixent. Las visitas convencionales con guía, que se celebran todo el año, se aparcaban en el fin de semana de puertas abiertas, en el que la experiencia se transformaba en un viaje interactivo que trasladaban a los visitantes a los tiempos del poblado ibero, en el siglo IV antes de nuestra era. El paseo por sus ruinas contaba con la concurrencia teatralizada de personajes de la época, los turistas hacían uso de sus herramientas y objetos, participaban en trabajos manuales... Toda una aventura que llegaba a congregar, en cada una de sus doce ediciones, a alrededor de 1500 visitantes. Pero en la edición decimotercera, la de este año, la Bastida de les Alcusses se ha visto invadida por el coronavirus. Lejos de suspender la celebración de las puertas abiertas, el Museu de Prehistòria de la Diputació de València y el Ayuntamiento de Moixent optaron por dar una vuelta de tuerca a la visita para adaptarla a las circunstancias de pandemia. Así, el pasado fin de semana se pudo disfrutar de una visita al poblado ibero mucho más académica: «En resumen, explicamos los resultados de las últimas investigaciones y proyectos que hemos llevado a cabo en el lugar. Una forma de divulgación científica del trabajo de campo», sintetizó Jaime Vives, conservador del Museu de Prehistòria y director de las excavaciones. Diez grupos de veinticinco personas cada uno pudieron visitar el poblado y conocer de primera mano, por parte de los mismos investigadores, lo último que ha enseñado la Bastida de les Alcusses sobre la época ibera.

Vives no ocultaba que la experiencia ideal, la que los mismos arqueólogos gustan de ofrecer, es la aventura interactiva de otros años. Pero, con todo, «las jornadas fueron muy satisfactorias, dadas las circunstancias. Se pudo ofrecer algo distinto y más ajustado a la situación», según el arqueólogo. Al cabo, los 250 visitantes disfrutaron de una experiencia única, que el año que viene —suponiendo que la pandemia esté ya superada— ya no se repetirá. Organizaron la visita en dos grandes bloques: en la primera parte, los especialistas destinados en el yacimiento explicaron a los asistentes todo cuanto se sabe sobre el territorio de la Bastida de les Alcusses y la Costera en los últimos siglos previos a la ocupación romana: «Cuestiones acerca del patrón de asentamiento en la comarca, sus otros poblados, la gestión de recursos naturales y los campos de cultivo...», ejemplificó Vives. En el segundo bloque, se les detalló «qué es lo que conocemos hoy en día sobre la trama social ibera, y el tejido urbano en el mismo poblado de la Bastida de les Alcusses», a partir de «los últimos proyectos de investigación que se han llevado a cabo en el lugar». Al cabo, visitantes que poco o nada sabían sobre la civilización ibera en esta parte de Hispania salieron doctorados en los últimos conocimientos sobre la materia.

Aunque las jornadas de puertas abiertas no volverán hasta el año que viene, la Bastida de les Alcusses puede visitarse todo el año, de martes a domingo, si bien desde el Museu de Prehistòria recomiendan avisar con antelación del viaje. Las excavaciones e investigaciones del lugar no cesan, por lo que siempre hay cosas nuevas por descubrir en un paraje singular y único de las comarcas centrales.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats