Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Es terriblemente desagradable imaginar que el club no esté"

El histórico dirigente Juan Martín Queralt analiza la identidad del Valencia con David Montesinos y Ritxi Nova, nieto y bisnieto de los mitos fundacionales Montes y Peral

Martín Queralt, Montesinos y Nova

Martín Queralt, Montesinos y Nova

Desde los tiempos de Peral y Montes la trascendencia identitaria del Valencia va más allá de considerarlo como una empresa. ¿Cómo definen la importancia colectiva del club?

Nova: Desde los primeros años fue un club representativo. En torno al club se vinculaban más secciones deportivas, como atletismo o hockey, hubo una conexión especial con las fallas, como la que levantó en 1925 la Falla del Tio Pep en la que mi bisabuelo era uno de los ninots. Era un club social que arraigó de inmediato en la ciudad. El Valencia estaba presente en todas partes.

Martín Queralt: Y se vio en la guerra. Se salió de una guerra cruda y dolorosa, con fusilamientos masivos en la calle Sorní, en la Alameda o en Paterna. El Valencia fue un elemento que sembró alegría colectiva. Siempre ha sido así. El Valencia respondió. Acogimos a los vascos, llevamos 4 internacionales al Mundial de Brasil. Esa época acaba en el gran momento de la Copa del 54. La identificación de la ciudadanía con el club fue muy intensa.

Montesinos: Decía Nietzsche que en el origen nada es puro. El Valencia existe por una tragedia, la muerte de Luis Bonora. Las instituciones conservan la consistencia de una comunidad. Igual que las fallas transforman de manera muy concreta el carácter de una ciudad abierta y global, en el Valencia pasa parecido, la vinculación con el equipo es muy especial, en el visitante sorprende la intensidad del sentimiento. Es antropología, es pirotecnia. Y se ha visto ahora, en un momento proclive para la desafección, ha crecido la afección al ver peligrar el club, al detectar la usurpación. Y nos emocionamos con Gayà y Soler y las despedidas de Españeta y Sol.

Martín Queralt: En este momento lo que está en riesgo es la desaparición del club. Y hay que decirlo así. El problema no es ir a Europa, el problema es subsistir. Hay una fecha clave, el 20 de mayo, cuando expira la ATE. El club entraría en causa técnica de disolución. Los bancos no cobrarían la deuda. Mi impresión es que Meriton se va, que está liquidando. El problema es que no se quieran sentar porque quizá ya tengan medio apalabrada la venta con alguien de su estilo, con otro inversor. Sería un riesgo grave.

Montesinos: Hay un poso de irracionalidad y de puerilidad, en las épocas de Roig y Salvo. No lograré entender que la imagen de Tuzón después de salvar el club se viera empañada por Romario. No se era prudente y austero por capricho. La repercusión para la historia del club de que Salvo haya sido popular la tenemos en la venta a Lim. La cultura emocional de esta ciudad nos expone a peligros tremendos.

Martín Queralt: Los momentos en los que el populismo ha explotado ha sido cuando el Valencia ha vivido de puertas a adentro de la ciudad. De la calle Colón a Marqués del Turia. Y mira que hay notarios, magistrados, abogados, empresarios en Orihuela, Sagunto, Castellón… Los años de mayor populismo en el Valencia fueron aquellos en los que el gobierno del club estaba en Aquarium y el club se pensó como una realidad solo urbana. La humildad es muy importante.

Ritxi: Siempre tenemos la capacidad de reinvención de volver a levantar la falla. Pero con humildad y sentido común, tienes al Valencia donde quieras.

"Con humildad, el VCF es lo que queramos"

Ritxi Nova - Peña Viachers y bisnieto de Peral

decoration

¿Se ha desatendido la riqueza comarcal que llena Mestalla?

Montesinos: Yo era un crío de clase media del mercado de Abastos y mis padres ya no me hablaban en valenciano. A los hijos no querían «perjudicarles». Pero el primer lugar en el que vi hablar masivamente en valenciano fue en Mestalla. Al Valencia y Mestalla los asociaba con l’Horta, la Ribera. El Valencia es de ellos.

De las comarcas y del mundo. Viachers tiene 444 socios en todo planeta ¿Cómo están viviendo este momento?

Nova: Hay gente en Indonesia que es más del Valencia que la que vive aquí enfrente. El Valencia es de quien lo vive. Todos hemos construido el simbolismo en torno al club. Hemos notado que la gente está preocupada. En Estados Unidos, en Asia, en Cuba, no entienden nada. Ser del Valencia en esos países es complicado. Ante una crisis que podría hacer bajar el número de aficionados, hemos visto que fuera la militancia se ha movilizado.

¿Se imaginan una ciudad sin su principal club de fútbol?

Montesinos: Es difícil imaginarlo. No sé si es comparable, pero ya tuvimos el caso de Canal 9, que alimentaba la rutina de millones de valencianos. Es un vacío tan horrible que no puede ocurrir, pero puede pasar, como el cambio climático. Somos un barco que va hacia el abismo con estos dirigentes. La cuestión es si estamos a tiempo de dar un golpe de timón. Es terriblemente desagradable imaginarlo. Hay que hacer algo.

Martín Queralt: Hay dos caminos. Me gustaría sentarme con ellos y podríamos hasta coincidir en el deseo de Meriton de irse. Han hecho una inversión en un club deportivo, deben entender que si no va de la mano de la sociedad a la que representa, no va a ningún lado y la inversión se cae. Si esa posibilidad no se diera, habrá que ir a la vía combativa.

Montesinos: Se ha generado un modelo de capitalismo feudal en Asia basado en la servidumbre sin transición de sociedad burguesa que hace imposible que Lim considere que un señor llamado Martín Queralt le diga que lo está haciendo muy mal. Es la dinámica del terror, de pensar que ha comprado el alma de la gente. Lo que pasó con Marcelino lo explica.

Martín Queralt: En Singapur se ha asociado el dinero con éxito, triunfo, poder y mando. No se admite ni la discrepancia, ni el consejo. Lim se ha hecho a sí mismo, pero debería analizar por qué ha triunfado.

El Valencia siempre sembró alegría colectiva

David Montesinos - Filósofo y nieto de Montes

decoration

¿El ejemplo de Gayà y Soler sosteniendo la bandera puede ser la base de un futuro sereno, sin las estridencias de las expectativas?

Nova: Ya lo vimos en el 86, pero la época es distinta. Por como somos, creo que pronto querremos fichar a Ibrahimovic y Cristiano Ronaldo. Y que no querremos tantos canteranos si solo somos sextos.

Montesinos: A pesar de nuestro fondo pirotécnico y a veces pirómano, de esta situación extrema de que nos han usurpado el club debemos aprender. Si no escarmentamos ahora, no lo haremos nunca. Dependerá también de la sociedad, de sus corrientes frías y eufóricas, de la que el Valencia es un reflejo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats