La primera edición de CVSemanal, el suplemento dominical de Levante-EMV, vio la luz en los albores de 2020 con la ilusión de ofrecer una mirada pausada y reflexiva sobre la actualidad. Un intento por abrir un espacio al margen del ruido rampante en la tribuna política y mediática. El pilar ha sido la serie de «conversaciones en tiempos convulsos». Uno de las objetivos antes de que CVSemanal naciera era comenzar estos diálogos con Francisco Brines, el poeta de Oliva que meses después sería reconocido con el premioCervantes, el primer valenciano en obtener el máximo galardón de las letras en español. Pero no fue el único en sentarse a razonar: lo hhan hecho en este largo añoAdela Cortina («Que Dios exista sería una buena noticia», dijo), Avelino Corma, quien afirmó, como una premonición, que España es «un milagro en ciencia»; María Blasco («Dudo que el mundo anterior vuelva»), Joan Romero,Anna Lluch oSantiago Grisolía, entre otros.

CVSemanal también ha intentado arrojar luz sobre asuntos normalmente ocultos o incómodos. Las colas del hambre en pandemia, el confinamiento de los que no tenían casa o el racismo en la época del Black Lives Matter son algunos ejemplos. El suplemento también ha sido mesa de debate sobre asuntos clave para la sociedad valenciana, pero vistos desde una perspectiva poco localista: la ampliación del puerto de València, la emergencia climática o el futuro tras la pandemia, con firmas prestigiosas y testimonios de primera mano. El objetivo fundacional es más necesario visto el año transcurrido: continuar aterrizando la actualidad desde un enfoque sereno y de encuentro.