Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Profesor de la Universidad de Alicante y experto en vacunología

José Vicente Tuells: "La mejor vacuna todavía está por llegar"

"Con el actual ritmo no llegaremos ni al 40 % de la inmunidad en verano. Y cuando lleguen más dosis habrá que ampliar los lugares de administración para una vacunación masiva"

José Vicente Tuells, profesor de la Universidad de Alicante y experto en vacunologí

José Vicente Tuells, profesor de la Universidad de Alicante y experto en vacunologí

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universitat de València y doctor en Ciencias de la Salud por la de Alicante, José Tuells es uno de los más prestigiosos especialistas en Medicina Preventiva y Salud Pública de la Comunitat Valenciana. Director también de la Cátedra Francisco Balmis de Vacunología, pide a las administraciones que inicien una vacunación masiva con la «imaginación» y «espíritu filantrópico» que mostró aquel médico valenciano del siglo XVIII que combatió la viruela en América. Advierte que, aunque se está vacunando con celeridad, no llegan suficientes dosis para llegar a la inmunidad en verano.

En la Comunitat Valenciana se están administrando alrededor del 94 % de las vacunas recibidas. ¿Es un buen ritmo?

Sí, ese 94 % significa que estamos aprovechando las vacunas. Pero en toda España solo hay 420.000 personas con la pauta completa. Avanzamos lentamente por ahora, pero no por una mala gestión de los servicios sanitarios, sino porque no están entregando las farmacéuticas las vacunas compradas por la Unión Europea. Las dosis para llegar a la inmunidad de grupo son insuficientes.

En Israel, que es donde más se está vacunando, ya están bajando contagios y hospitalizaciones. ¿Cuándo veremos ese efecto aquí?

En la Comunitat Valenciana se ha vacunado a 45.000 personas y somos casi 5 millones. Solo tenemos al 1 % de la población totalmente vacunada. Hasta el 70 % el ritmo debería multiplicarse enormemente.

¿Descartamos que el 70 % de la población será inmune en verano?

Con el actual ritmo no se va a llegar ni al 40 %. Todo va a depender de que recibamos más dosis de vacunas y de que cuando lleguen ampliemos los lugares de vacunación, que no pivotemos todo el proceso sobre los centros de atención primaria o los hospitales, que busquemos alguna solución más imaginativa para realizar una vacunación masiva.

"En España solo hay un laboratorio que fabrica vacunas cuando tendría que haber tres o cuatro para poder autoabastecernos"

decoration

Como por ejemplo...

En otros países ya se están utilizando estadios de fútbol, por ejemplo. Pero para llegar a ese nivel primero hay que recibir muchas más dosis, que es algo que no está sucediendo porque las farmacéuticas no están entregando las vacunas comprometidas en los plazos que se esperaba.

¿Le sorprende la actitud de las farmacéuticas?

Su peso geoestratégico y geopolítico es altísimo. No son muchas y la producción de vacunas está concentrada en muy pocos laboratorios ubicados en seis o siete países. Es una pena que España, que hace 40 o 50 años tenía varios laboratorios propios, no haya tenido por parte de sus últimos gobiernos la iniciativa de promover este tipo de industria. Actualmente hay un laboratorio en Galicia productor de vacunas veterinarias que puede hacer humanas, pero deberíamos tener al menos tres o cuatro para autoabastecernos ante la gripe o la covid-19.

Hablaba antes de «soluciones imaginativas» para vacunar masivamente. En los 60 en España se vacunó a 30 millones de personas contra la polio en apenas un año.

Se fue pueblo a pueblo y los equipos móviles vacunaban en las escuelas, los ayuntamientos o al aire libre. Y todos colaboraban en la vacunación, empezando por los sanitarios y siguiendo por los maestros y las fuerzas vivas. Eso permitió en pocos meses reducir drásticamente la polio en España. Y se hizo en un ambiente de afecto a los sanitarios y nada de duda vacunal.

¿Y qué ocurrirá ahora cuando la gente tenga que ir por iniciativa propia a vacunarse?

Se ha producido un efecto paradójico con esto. Antes de noviembre las encuestas del CIS observaban un incremento de la gente que rechazaba la vacunación. Pasó del 30 a casi el 60 %. Pero cuando se anunció que ya había vacunas autorizadas, y en diciembre se vieron las primeras vacunaciones y que los efectos adversos no son tan graves como algunos predecían, el número de encuestados que no se pondrían la vacuna empezó a reducirse drásticamente. Se ha diluido el rechazo.

¿Habría que tomar medidas contra quien se niegue a vacunarse?

No, en España la vacunación no es obligatoria y nos ha funcionado bien. Cuando hayan pasado varios meses, se disponga de las vacunas y pasemos al 70 % de inmunizados, estoy convencido de que seremos de los países en los que más aceptación tenga la vacuna. Históricamente siempre ha sido así.

Madrid quiere vacunar en la siguiente fase a profesores, taxistas y camareros por su exposición al público. ¿Conviene seguir priorizando sectores?

Esto está muy bien explicado en el documento del Ministerio de Sanidad que establece las tres fases de vacunación y prioridades por grupos de edad, vulnerabilidad y personal sociosanitario. Hay un protocolo y hay que vacunarse cuando toca, y entrar en estos momentos de la pandemia en que un determinado colectivo profesional no sanitario es prioritario ante una persona vulnerable creo que no es correcto, salvo que esta persona tuviera esos factores de riesgo.

¿Qué siente como científico cuando ve que la vacunación se usa como herramienta política?

Ideologizar la pandemia, utilizar la gestión para ensalzarse o atacar, es un sin sentido. El virus nos afecta a todos y no solo en este país. A veces tenemos una visión muy estrecha de las cosas. Miramos a Israel o a Inglaterra, que están vacunando mucho, pero no a los países en los que no ha llegado ni una sola vacuna.

De momento en España se están administrando vacunas de Pfizer y Moderna, pero hay acuerdos con otras farmacéuticas para adquirir nuevas y de tipos diferentes. ¿Hay unas vacunas mejores que otras?

Vamos a tener una gran variedad de vacunas, pero probablemente la mejor vacuna contra la covid-19 está por llegar. Es probable que en los próximos meses veamos una vacuna cuyos efectos adversos sean prácticamente nulos, cuyos precio sea muy barato y que además tenga una gran efectividad. Pero hay que ser pacientes.

¿Es de los que se sorprendió cuando en noviembre se anunció que en diciembre empezarían las vacunaciones?

Normalmente una vacuna puede estar 10 o 15 años desde que se empieza a investigar hasta que se pone en el mercado. Pero en este caso, por un lado, ha habido una fuerte inversión tanto del sector privado como del público. Y, por otro y más importante, el procedimiento que se ha seguido de superponer las distintas fases de la investigación y someter los hallazgos a revisión continua, ha permitido lograr la vacuna en un tiempo récord. Pero no hay que olvidar que las vacunas se han autorizado por razones de emergencia, y eso quiere decir que no se han producido aún las conclusiones de los ensayos que se están haciendo a miles de personas en la fase 3. Esto va a cambiar y revolucionar el mundo de la vacunología, porque antes en la historia no se había producido una autorización tan rápida.

¿Y a partir de ahora tendremos que vacunarnos regularmente contra el coronavirus?

Llegará un momento en el que habrá una vacuna eficaz y definitiva contra la covid-19. Y a lo mejor estará producida no por un laboratorio sino por dos o tres y con patente libre. Pero no olvide que hay siete tipos de coronavirus, de los que dos han sido mortales pero quedaron limitados en unas áreas geográficas, y otros cuatro viven entre nosotros pero se han convertido en enfermedades que producen algo parecido a un resfriado común. El actual está dando la vuelta al mundo y en esa propagación sufre mutaciones o variaciones porque quiere adaptarse y sobrevivir. Así que puede convertirse en un virus inocuo, o en uno estacional como la gripe que requiera vacunaciones anuales.

¿La fuerte propagación ahora en enero nos está demostrando ya que es un virus estacional?

A lo mejor sí. Y que con el frío se multiplica más. Y seguro que le ha quitado el puesto a la gripe, porque si dos virus están compitiendo por infectarnos el que está más fuerte y preponderante en el mundo va ganando la batalla. En el futuro, cuando se vaya normalizando la situación de propagación y transmisión, es muy posible que rebaje su gravedad y nos afecte menos. También queda por ver los previsibles buenos efectos de la vacuna. Pero claro, predecir todo esto es hacer «vacuna-ficción».

Compartir el artículo

stats