Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carolina Punset: "Si todos los que se van de Cs lo hacen al PP es que no era centro"

"Ciudadanos contribuyó a la polarización cuando dijo que era centrista solo de boquilla y se hizo la foto con el ‘trifachito'"

Carolina Punset

Carolina Punset

¿La caída de Ciudadanos demuestra lo difícil que es consolidar una opción de centro?

El centro en este país es interpretado como una posición equidistante carente de compromisos morales e ideológicos. Desde un punto de vista intelectual es una posición más difícil de defender porque tiene más matices. En un país guerra civilista en el que el adversario político es considerado enemigo, la transversalidad se acepta mal por parte de los votantes históricos. Es decir, una persona conservadora no tolerará que un centrista vote por ejemplo a favor de la eutanasia y un votante de izquierdas no aguantara el liberalismo económico de la libre competencia y el libre mercado. El target de votantes que te queda es muy reducido. Si a eso sumas el éxito de partidos nacionalistas e independentistas pues el margen del electorado se reduce aún más.

¿A qué atribuye el hundimiento de Cs?

Cs condenó a la polarización total a la política española cuando decidió ‘ser de centro’ solo de boquilla y pancarta. Hace tres años cuando dimití y denuncié que se estaban construyendo sobre la base de los escombros del PP y convirtiéndose por mero interés electoral en su marca blanca, fue cuando se renunció a ejercer de partido transversal capaz de acordar con izquierdas y derechas y se apostó por ser uno más en la derecha. Cs no era un partido de centro, era ‘trifachito’ a partir de la foto de la plaza de Colón.

¿Se desintegra finalmente por derechista?

Si todos los que se van de un partido supuestamente de centro lo hacen a la derecha, o el partido no es de centro o estamos ante un milagro estadístico. Hace años que por mero ventajismo político y electoral Cs decidió renunciar a su razón de ser y a su esencia. Pasó de ser un partido en el que estaba prohibido llevar banderas como un gesto de rebeldía ante cualquier tipo de nacionalismo a presumir de un nacionalismo español y regionalista más rancio y apestoso que el de Vox

¿La campaña de las elecciones de Madrid nos lleva a una polarización sin vuelta atrás?

Ciertamente el discurso dominante será reduccionista, que vienen los fachas o que vienen los rojos, pero esa es la tesis final del 80 % de nuestras campañas. Ni peor ni mejor que lo que hemos venido sufriendo en los últimos años. Lo peor es que eso evita debatir sobre las cuestiones realmente importantes. La imposibilidad de llegar a acuerdos es por la mentalidad política. Aquí son los propios votantes los que castigan a los partidos que planteen acuerdos con otros partidos.  

Compartir el artículo

stats