Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Álvarez Junco: "Si lo ocurrido en Cataluña en 2017 pasa hace 80 años hubiera habido mil muertos"

"No estoy a favor de volar el Valle de los Caídos, habría que enseñarlo bien, como hacen los alemanes con los campos de concentración"

El historiador José Álvarez Junco cree que la violencia está excluida del panorama social. silveira

En España el pasado se «cerró» con la Ley de Amnistía de 1977. ¿Fue un acierto?

Fue correcto y necesario en su momento por el clima de reconciliación. Se acordó que todos éramos responsables, de alguna manera, de lo que había pasado. Se decidió evitar que el pasado impidiese la democracia. En ese momento fue una decisión correcta, pero con el paso del tiempo se vio que los mayores beneficiarios fueron la derecha. De 1936 a 1939, durante la Guerra Civil, se cometieron crímenes por las dos partes, pero durante toda la dictadura, hasta la muerte de Franco, son 40 años en los que los crímenes se cometían en el 99 por ciento de los casos desde la derecha.

¿No ha pasado mucho tiempo para hacer justicia?

Para hacer justicia no, para ajusticiar sí, no se trata de fusilar a Martín Villa o de llevar a la cárcel a señores de 90 años. Y soy consciente de que se me critica por esta posición moderada.

¿Cómo se hace justicia de la guerra y de la dictadura?

En el primer caso, sacando a la luz todo lo que ocurrió. Que se sepa, y que los culpables tengan condenas simbólicas.

¿Y la dictadura?

Hay que hacerse a la idea de que no se va a ajusticiar, pero hay que hacer reparaciones materiales. Se ha hecho algo, con pensiones, indemnizaciones, reincorporación a sus puestos de trabajo de funcionarios represaliados durante el franquismo. Y se han quitado símbolos franquistas de las ciudades pero aún siguen existiendo muchos.

El Valle de los Caídos.

No estoy a favor de volarlo ni de resignificarlo, pero sí de enseñarlo bien, como se hace en Alemania con los campos de concentración o con Auschwitz. En Alemania ha habido un debate sobre el pasado, una polémica entre historiadores. En las escuelas se intenta enseñar bastante bien lo que ocurrió. También hay que reconocer que en su caso es distinto porque los nazis fueron los perdedores.

PSOE y Podemos han acordado que la Ley de Memoria Democrática permita juzgar los crímenes del franquismo.

Es un pacto complicado y no termina de estar claro. Además, no es aplicable, es algo para la galería. Lo que dicen es que se mantiene la Ley de Amnistía pero que se aplicará con arreglo a los criterios del derecho internacional que dice que el genocidio y los crímenes contra la humanidad no prescriben.

¿Pero?

Cualquier tribunal español estará de acuerdo con que esos delitos son imprescriptibles pero también se aplicará la no retroactividad de las leyes. No se puede considerar ahora delito algo que no lo era hace 40 años.

¿Qué hacemos con los muertos enterrados en cunetas y fosas comunes?

Un ejemplo es precisamente el Valle de los Caídos. Las familias tienen todo el derecho a reclamar el cuerpo de sus familiares asesinados, pero en el Valle de los Caídos va a ser muy complicado que los saquen, son tierras húmedas, hay muchos cadáveres abandonados y no hay manera de tocar aquello.

¿Y los que están en las cunetas?

No hay la menor duda. Los familiares tienen todo el derecho a reclamar el cuerpo si hay una idea más o menos clara de donde está. Es una asignatura pendiente. El Gobierno español debe aportar los medios técnicos, económicos y forenses para recuperar esos cadáveres.

A usted, estudioso de los nacionalismos, ¿qué le parecen las palabras de Arnaldo Otegi, líder de Bildu, pidiendo perdón a las víctimas de ETA?

Es un paso adelante. Otegi es suficientemente inteligente y tiene la suficiente ambición política como para hacer esas declaraciones, y habrá más. Lo que es inadmisible son los ongi etorri, las celebraciones de bienvenida a los etarras excarcelados.

¿España ha perdonado a ETA?

En conjunto, se quiere pasar página. Ellos quieren ser perdonados, pero también ser reconocidos como parte de un conflicto en el que ellos no tuvieron toda la culpa. Quieren revestirlo como una guerra, como un conflicto político y no es así, son un grupo terrorista. Cierto que también hubo muertos en su bando, pero son 30 frente a 864, y además esos 30 fueron una respuesta, no digo que buena ni acertada, pero fueron una respuesta.

¿Con la crispación que hay en España, con el debate catalán, es posible que surja otro movimiento nacionalista violento?

No. La violencia está excluida del panorama social. La situación en Cataluña en octubre de 2017 fue de una tensión tremenda, es imposible un reto mayor al Estado, y no hubo ni un solo muerto. Si eso llega a ocurrir hace 80 años, en la Segunda República, hay 800 o 1.000 muertos. La sociedad española ha cambiado mucho. Está crispada, pero eso es una cosa y otra es liarse a tiros.

Compartir el artículo

stats