Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cartas Joan Fuster

"Las coces que he recibido esta vez son las de mis asnos domésticos"

Juan Luis Cebrián en una entrevista de 2015 FELIPE TRUEBA

10 de maig de 1973

La relació entre Juan Luis Cebrián i Joan Fuster es remunta a principis dels anys setanta, quan el primer era subdirector d’Informaciones i hi publicava articles de l’escriptor valencià. Entre ells, un sobre Mallorca que va aparèixer també, traduït a l’alemany, en el diari Die Welt, tema de la primera carta que publiquem, en la qual Cebrián diu que troba excel·lent l’article, li pregunta a Fuster si li han pagat i li proposa un article similar sobre el País Valencià, que estava canviant les taronges pels cotxes i el turisme barat. En la segona carta, datada el 9 de juny de 1983, Cebrián, ara director d’El País, anima Fuster a escriure setmanalment una columna en l’última pàgina del periòdic, per la qual li pagarien 15.000 pessetes. En la tercera, del 22 d’agost del mateix any, Fuster es queixa de les crítiques rebudes per un programa de televisió que havia protagonitzat, Esta es mi tierra, que havia motivat fins i tot un editorial d’El País. L’escriptor aprofita per dir-li a Cebrián que no rebutja l’oferiment de tornar a col·laborar en el diari, però que això li plantejaria un problema amb La Vanguardia, diari de Barcelona en el qual escrivia regularment. La carta personal va acompanyada d’una altra per a ser publicada a la secció de “Cartas al director” d’El País, en la qual Fuster respon les crítiques que havia rebut per l’emissió del programa Esta es mi tierra, tant per part d’AP com del president del govern valencià, el socialista Joan Lerma. Esta es mi tierra era un programa documental i literari de RTVE, dirigit per Manuel Serrano i Mercè Vilareit, que relacionava els escriptors amb els paisatges que impregnaven les seues obres. El programa dedicat a “El País Valenciano de Joan Fuster”, emès el 10 d’agost de 1983, i en el qual intervingueren també el cantant Raimon, l’escultor Andreu Alfaro, el catedràtic de filologia Joan Oleza i l’editor Eliseu Climent, va ser denunciat pel diputat del Grup Popular Ignacio Gil Lázaro, que reclamà la compareixença en seu parlamentària del director general de RTVE, José María Calviño. Vicent González Lizondo, aleshores regidor de l’Ajuntament de València, demanà que aquest declaràs persona non grata l’escriptor i els altres participants en el programa, mentre que el president Lerma va dir a l’endemà de l’emissió que demanaria explicacions a TVE.

Madrid, 10 de mayo de 1973

Sr. D. JOAN FUSTER

Sant Josep, 10

SUECA. (Valencia)

Mi querido amigo. No sé si habrá visto ya el ejemplar de «Die Welt» con su artículo sobre Mallorca en correcto alemán, ni sé si el periódico se ha puesto en contacto con usted a efectos crematísticos. Le ruego me lo indique, si no es así, a fin de corregir el error. Por lo demás creo que el artículo ha sido excelente. Por eso mismo pienso que otro similar, aunque con más datos, e incluso más referido a la actualidad podría hacerse ahora respecto a Valencia, que cambia los naranjos por los coches y que puebla sus costas de turismo barato. Pienso que algo así, hecho por usted para la revista) podría ser verdaderamente interesante y muy tratable con buenas fotos del país valenciano. Ahí queda la idea y a su arbitrio dejo la posibilidad de hacerlos.

Hasta pronto. Reciba un cordial saludo de su buen amigo Juan Luis Cebrián

9-6-83 JUAN LUIS CEBRIÁN

DIRECTOR

EL PAIS

DIARIO DE LA MAÑANA

Querido Joan:

Claro que me sirve. Más me servirán tus artículos. ¿Te animas a hacer semanalmente una columnita de la última? Te pagaríamos 15.000 pts por cada. Dime algo. Un abrazo

Juan Luis

22 agosto 83

J.L.Cebrián,

director de EL PAÍS,

Madrid.

Mi querido amigo:

Perdona que te moleste, pero dado que ese asunto tan tonto de mi programa en TVE ha dado pie incluso a un editorial de tu periódico, me parece obligado puntualizar algo. Es lo que he intentado hacer en la carta adjunta, que al releerla me ha sorprendido a mí mismo por su comedimiento. No hubo nada de «político»en aquel programa. Por desgracia. Espero que publiques este breve papel.

En cuanto a tus sugerencias de volver a colaborar en «El País», no las echo en saco roto. Al contrario. Pero tengo un problema con «La Vanguardia», de momento, difícil de resolver. Supongo que te lo imaginas.

Un abrazo.

EL PAÍS

Carta al Director

Me parece que unos y otros –incluyendo al editorialista de EL PAÍS (19 agosto 1983)– han montado un cirio notablemente desproporcionado en torno a un programa de la serie «Esta es mi tierra», que tuve que escribir y hasta cierto punto protagonizar para TVE. Reto a cualquier individuo de AP, y a su no inesperado cómplice señor Lerma, presidente de la Comunidad Valenciana, que me denuncien una sola frase «política» concreta, dicha o escrita por mí en aquellos minutos de televisión. Tampoco los demás que intervinieron en el episodio se metieron en «política». Nadie habló del Estatuto, ni de banderas, ni de partidos. No eran ésos los temas. Pero si han «distorsionado» –palabra muy del agrado del señor Lerma, al parecer– el sentido, la intención y la misma literalidad del programa, es cosa suya. Sólo que uno no escoge sus adversarios. Como dicen que decía Valle Inclán, «ser devorado por un león todavía es algo honorable, pero recibir una coz del asno del vecino da una cierta vergüenza». Las coces que he recibido esta vez son las de mis asnos domésticos, y las he de soportar estoicamente por eso, precisamente, por ser los de mi establo. Me da rubor –por ellos– haberlas recibido. Aunque no tiene demasiada importancia, a estas alturas. De todos modos, y me permito advertir a tu editorialista, que no habría estado nada mal que hubiese visto y, sobre todo, oído el susodicho programa En su intento «conciliador» y «comprensivo» da a entender que no ha entendido nada. Y es igual, en definitiva. Vuelvo a lo de antes: lo malo de la coz es que quien la emite se define. Y si los antropoides locales se empeñan en declararnos «no gratos» a Raimon, a Alfaro, a Oleza y a Climent, y, desde luego, a mí, con su pan se lo coman. Y ya sabemos de qué pan se trata: heno o hierba fresca.

Joan Fuster

Compartir el artículo

stats