J.A. LL, Losail

Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1) se adjudicó su décima victoria de la temporada al vencer en Qatar. Sete Gibernau (Honda RC 211 V), líder inicial de la prueba, acabó quinto. Otro italiano, Loris Capirossi, que había sido primero en los entrenamientos oficiales al manillar de su Ducati Desmosedici, fue también el más rápido en la salida, pero en esta ocasión el rendimiento de sus neumáticos - debido a las altas temperaturas- no le acompañó y apenas lideró la carrera durante el primero giro.

A partir de ese momento quien tomó la iniciativa de la prueba de MotoGP fue Sete Gibernau. Imprimió un fuerte ritmo e intentó escaparse de todos sus perseguidores, pero Valentino Rossi, que no estaba dispuesto a dejar ganar fácilmente a su acérrimo enemigo y máxime al acordarse de lo que aconteció en esta misma pista la pasada temporada, se puso en cuanto pudo tras su rebufo.

Gibernau se encargó de marcar el ritmo, pero por detrás de él tanto Rossi como Melandri comenzaban a apretar mucho y los momentos de incertidumbre se multiplicaron peligrosamente con la llegada de Melandri a la segunda plaza. No contento con la segunda posición Melandri comenzó a atacar a Gibernau, en varias ocasiones le acabó superando, pero el subcampeón mundial español no se quiso dar en ningún momento por derrotado y volvió a la carga, pero «olvidó» el trazado y ello provocó que entrase completamente colado en una curva a derechas que era mucho más cerrada de lo que él había calculado y de ahí que se saliese a gran velocidad del trazado. Gibernau pudo controlar la moto y regresar a la pista, pero lo hizo ya en quinta posición y olvidándose completamente de luchar por la victoria por la victoria y ni tan siquiera por el podio. La lucha por el triunfo era ya cosa de dos, Melandri y Rossi.