J. A. Lladós, Losail (Qatar)

El húngaro Gabor Talmacsi (KTM) se adjudicó la victoria en el Gran Premio de Qatar de 125 c.c. y en el que el finlandés Mika Kallio (KTM) se colocó líder del mundial al concluir sexto su máximo rival, el suizo Thomas Luthi (Honda). La gran sorpresa de la carrera del octavo de litro llegó en los últimos metros de la prueba, después de que Kallio impusiese el ritmo a lo largo de las dieciocho vueltas que debían dar todos los pilotos pues su compañero de escudería, el húngaro Talmacsi, aprovechó el rebufo de su rival para superarlo por muy escaso margen sobre la misma línea de llegada.

Con Luthi detrás y sin posibilidades de recuperar demasiado terreno, una victoria de Kallio le habría permitido al finés ponerse al frente del campeonato con una ventaja de siete puntos, pero al ser rebasado «in extremis» por Gabor Talmacsi, la ventaja se ha visto reducida a escasamente dos puntos y eso, cuando apenas quedan tres grandes premios por disputarse es una ventaja exigua que, al final, puede propiciar no pocas sorpresas.Kallio y Talmacsi rodaron con precisión suiza en todo momento y el resultado fue que la ventaja se fue incrementando hasta hacerse inalcanzable para sus rivales. La primera víctima propiciatoria fue su propio compañero de equipo, Julián Simón, que acabó siendo neutralizado por el grupo perseguidor, en el que hubo constantes variaciones al frente del mismo, hasta que llegó Simoncelli.

El interés, sin saber la sorpresa que tenía preparada el húngaro Talmacsi en la misma línea de meta, se centró en la lucha por la cuarta plaza, por la que pugnaron hasta seis pilotos y, entre ellos estaban Thomas Luthi y dos españoles, Héctor Faubel y Julián Simón, pero a todos ellos les acabó doblegando en el último giro el francés Mike di Meglio (Honda), autor del décimo mejor tiempo de entrenamientos. Faubel se tuvo que conformar con la quinta posición, que no deja de ser un excelente resultado para el piloto valenciano, con Julián Simón en la octava posición, Joan Olivé en la undécima, justo por delante de Sergio Gadea.