01 de junio de 2010
01.06.2010

Larga vida al Levante UD

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, firma el protocolo de intenciones para la recalificación del estadio del Levante UD El documento aleja la amenaza de desaparición del club ante el acuerdo de pago con los acreedores El suelo pasará a ser de uso residencial y comercial

01.06.2010 | 02:00
Rita Barberá camina, con el documento de la recalificación, junto a Quico Catalán y Jorge Bellver.

?
¡Por fin!, debió exclamar ayer el presidente del Levante UD, Quico Catalán, cuando abandonó las dependencias del Ayuntamiento de Valencia. Después de numerosas reuniones, el dirigente consiguió al mediodía de ayer el papelito milagroso que el club lleva tiempo buscando para asegurar su futuro: El protocolo de intenciones de recalificación del estadio Ciudad de Valencia. O lo que es lo mismo: El pasaporte hacia su salvación. "Esto nos permite tener el aval y las garantías para hacer frente a las obligaciones en los próximos años", aseguró el dirigente "granota". Con el papel sellado por la alcaldesa de la ciudad, Rita Barberá, y Catalán, el Levante UD fortalece su posición ante el partido vital que juega este verano en los despachos. El compromiso de reclasificación supone un salvoconducto necesario para llegar a un acuerdo con sus acreedores en la junta del próximo 28 de julio. Si aceptan el plan de pago, el fantasma de la liquidación se habrá diluido. Y la deuda de 91 millones de euros se habrá dividido, por arte de magia, a menos de la mitad.
Todo levantinista debió conciliar anoche un profundo y placentero sueño. El año del Centenario no para de ofrecer alegrías, inverosímiles al principio de temporada. Con el equipo llamando a las puertas del ascenso, la parroquia levantinista escuchó ayer a Rita Barberá describir los primeros detalles de la recalificación del Ciutat de València y del futuro estadio del Levante UD. Palabras que suenan a gloria cuando salen de la boca de la alcaldesa y no de antiguos consejeros o misteriosos personajes venidos de Tomelloso.
Definitivamente, el solar de Orriols (24.749 metros cuadrados) pasará a ser de uso residencial y comercial, a través de un convenio urbanístico que siempre "estará dentro de los parámetros urbanísticos de la zona. Hay que dar un trato similar al de otros clubes de la ciudad", indicó la alcaldesa en referencia al Valencia. "Siempre hemos estado al lado del Valencia y el Levante. Se ha estado del lado de las necesidades de la ciudad con los equipos de fútbol", añadió la primera edil, quien recordó que cuenta con una acción del Levante UD. "Esperemos que pronto valga dinero", respondió entre risas Catalán.
De momento, el Levante UD no ha sondeado el mercado para vender el solar. "Esa etapa se iniciará en octubre y será uno de los grandes retos del consejo de administración", adelantó Catalán, quien transmitió un "profundo agradecimiento" al ayuntamiento porque en las últimas dos décadas el Levante UD nunca había estado en esta situación. "Queremos proyectar un futuro sin nubarrones y donde estemos identificados con el proyecto. Este documento permite gestionar un patrimonio que obliga a perderlo para salvar el 'match ball' de la institución", señaló.

El Nuevo Mestalla y Silva
Barberá fue preguntada por el Nuevo Mestalla y los recurso que busca el club valencianista para reanudar la obras. No tiene ninguna noticia sobre el reinicio del trabajo. "La verdad es que no me las cuentan. Tienen unos milloncitos de la venta de Villa, veremos qué pasa con Silva y el Real Madrid", matizó. "Me llega que el Valencia está trabajando para buscar soluciones", dijo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine