04 de junio de 2010
04.06.2010

Fernando (y Llorente)

04.06.2010 | 02:00

J. V. Aleixandre

Hasta sus hinchas más clásicos, los de toda la vida, aquellos que desde la grada de Mestalla saboreábamos en silencio su magisterio con el balón, sin atrevernos a exhibir nuestra militancia, porque los vecinos, como mínimo, nos insultaban, sospechábamos que los días de Fernando Gómez en el Valencia estaban contados. Para esa minoría militante que profesámos el fernandismo casi en la clandestinidad, la figura de El Buque -como le llamaban despectivamente sus detractores- se nos fue desmitificando poco a poco, tras colgar las botas, cuando aquel futbolista frió y cerebral se difuminó en una persona de esas mismas cualidades. Él escogió entonces sus aliados de convenencia, que, ahora, le acaban de dejar tirado. Alguno, ni siquiera le ha agradecido los servicios prestados. Al contrario, han dado por buena la versión de Llorente, quien, sin embargo, sigue sin resolver algunas incógnitas. ¿No le afecta a él el tijeretazo? ¿Qué va a pasar con Javier Gómez? Esas eran las noticias de ayer, que no se produjeron. La trayectoria del Director deportivo es de claroscuros, pese a que sus afligidos deudos, huérfanos ahora de un abundante caudal de información, lloran tan irreparable pérdida y entonan sentidas elegías en su honor. Pero más que amortizar cargos, lo que necesita el VCF es adecuar sueldos. Empezando por el de presidente ejecutivo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine