19 de octubre de 2010
19.10.2010
Baloncesto

El Madrid tropieza en su estreno en la Euroliga

El equipo de Ettore Mesina cayó con rotundidad (82-66) en la cancha del Olympiakos de Atenas

19.10.2010 | 01:01
Sergio Rodríguez, ante Spanoulis.

El Real Madrid ha caído derrotado (82-66) en su visita al Olympiacos, en un partido correspondiente a la primera jornada del Grupo 'B' de la Euroliga y que ha servido para alzar el telón de la máxima competición continental.

El equipo que dirige Ettore Messina dilapidó nueve puntos de ventaja en el segundo cuarto y acabó sucumbiendo a la calidad de Spanoulis (16 puntos y 21 de valoración) y del pivot Bourousis (16 tantos, 7 asistencias y 24 de valoración), elegido mejor jugador del encuentro y que fue un constante quebradero de cabeza para la defensa madrileña.

Al inicio del segundo parcial, se vio al equipo que quiere Messina. Una férrea defensa vino acompañada de un gran acierto en la canasta contraria. El de Mahón siguió llevando la batuta y Felipe se animó con su nueva 'especialidad', los tiros de larga distancia. Así, los blancos secaron a su rival y consiguieron un parcial de nueve puntos.

Sin embargo, una técnica señalada al entrenador madridista por protestar una falta no pitada sobre Tomic, le valió la técnica. El juego se paró durante unos minutos y los helenos aprovecharon para recuperar el terreno perdido, merced a la aparición de Spanoulis y la figura de Bourousis, que con cinco puntos consecutivos mandó a los suyos uno arriba (36-35) al descanso.

Tras la reanudación, el Real Madrid mostró una de las señas de identidad que tanto persigue este curso, el orgullo. Sergio Llull y Carlos Suárez emergieron en el parqué griego para echarse el equipo a las espaldas y empezar a ejercer de estrellas de los suyos, para lo que están llamado. El ex colegial se mostró muy acertado desde la línea de triple y el balear siguió con su gran tino, lo que se tradujo en 15 puntos entre ambos durante el tercer parcial.

Aunque los visitantes plantaron batalla y mejoraron sus guarismos, el ataque en estático local siguió funcionado a la perfección y apareció Mavrokefalides. El ex de Pamesa Valencia embocó un tiro desde el centro del campo sobre la bocina y condujo a los suyos hasta los seis de ventaja con los que afrontaron el último cuarto.

Todavía con el 'shock' por el triple recibido en el último segundo, los blancos volvieron a cancha hundidos, como si sus opciones se hubieran quedado en ese estratosférico lanzamiento. El técnico transalpino pidió un tiempo muertos de los 'suyos' y ordenó a sus jugadores volver a la cancha sin dar una indicación, sólo con un grito de ánimo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine