06 de diciembre de 2010
06.12.2010

Atitlán se perfila como nuevo gestor del Circuit de Cheste y de la Fórmula 1

La empresa, que preside Roberto Centeno, yerno de Juan Roig, sustituirá a Valmor al frente del Gran Premio de Europa - La Generalitat cederá la explotación del Ricardo Tormo y seguirá pagando el canon de la F1 y del GP de motociclismo

06.12.2010 | 06:30

La Generalitat Valenciana tiene previsto sacar a concurso en las primeras semanas de 2011 la gestión conjunta de la Fórmula 1 y del Circuit Ricardo Tormo. La intención del Gobierno que preside Francisco Camps es que una nueva empresa tome las riendas tanto de la explotación del Gran Premio de Europa de automovilismo como del trazado permanente situado en Cheste. Según ha podido saber Levante-EMV, la entidad de capital riesgo Atitlán, firma valenciana dedicada a la gestión de fondos especializados presidida por el yerno del empresario Juan Roig, es la principal candidata para hacerse cargo de ambas concesiones.
Fuentes de Valmor Sports, la actual empresa gestora de la Fórmula 1, y del Circuit Ricardo Tormo, han reconocido a este periódico que, desde hace meses , el Consell está en negociaciones «con un gran inversor» para que se haga cargo de la explotación comercial tanto del Gran Premio de Europa de Fórmula 1 como de las instalaciones de Cheste. Levante-EMV, ha averiguado que la empresa con la solvencia necesaria para encargarse de ambos proyectos no es otra que Atitlán Capital, sociedad de capital riesgo valenciana presida por Roberto Centeno (yerno de Juan Roig, propietario de Mercadona) y propiedad también de Aritza Rodero, ambos procedentes de los bancos de inversión Goldman Sachs y Merrill Lynch. La intención del Consell es que Atitlán se haga cargo de la gestión económica y deportiva de los dos circuitos, mientras que el gobierno de Francisco Camps seguirá pagando el canon tanto de la Fórmula 1 como del GP de la Comunitat Valenciana de motociclismo.
La convocatoria del concurso de adjudicación conjunto podría llevarse a cabo a partir del mes de enero, ya que la intención de la Generalitat es licitar la gestión privada antes de las elecciones autonómicas de mayo de 2011. La clave para entender la operación es que, aunque la Fórmula 1 es deficitaria, sus pérdidas se podrían compensar con los resultados positivos de la explotación del trazado de Cheste, cuyas instalaciones tienen un índice de ocupación que en los últimos años ha superado el 90%.
El Consell rompería así con la estrategia que se ha llevado hasta ahora. En primer lugar prescindiría de los servicios de Valmor Sports, la empresa que en 2007 formaron Bancaja, Fernando Roig y Jorge Martínez Aspar para la gestión de la Fórmula 1. Valmor se quedó con la explotación del Gran Premio de Europa sin concurso previo. Sin embargo, el desarrollo de la carrera en las tres ediciones anteriores no ha sido el esperado. El alto coste del montaje y desmontaje del circuito urbano, unido al escaso beneficio que se obtiene de la venta de entradas, ha llevado a Valmor Sports a acumular importantes pérdidas (cifradas en 12,5 millones en 2009). Valmor adeuda al Circuit Ricardo Tormo —proveedor de servicios— casi 9 millones de euros de trabajos realizados en 2008 y 2009, según figura en las cuentas de Cheste.

La Generalitat, al rescate
Ante las dificultades del proyecto y la queja de sus gestores, la Generalitat decidió hacerse cargo del canon que anualmente cobra Bernie Ecclestone a través de Formula One Management. Los dos primeros años los pagó Valmor, mientras que de 2010 a 2014 lo hace el Consell. El contrato es confidencial, pero en una entrevista que Aspar concedió a Levante-EMV en 2008 reconoció que el canon de la F1 pasaba de 18 millones el primer año, a cerca de 43 millones en 2014. «Aproximadamente», contestó entonces el vicepresidente de Valmor.
A pesar de que la Generalitat se hizo cargo del contrato con Ecclestone, los números siguen siendo deficitarios para Valmor Sports —algo que para Bancaja es una pesada carga—, y de ahí que el Consell esté buscando un nuevo gestor con el poder económico suficiente como para embarcarse en un proyecto así. Desde hace meses negocia con Atitlán Capital esta posibilidad. El vicepresidente de Valmor Sports, Jorge Martínez Aspar, no dudó en afirmar hace unos días que estaría «encantado» de que otra empresa se ocupara de la gestión de la Fórmula 1.

Cheste es la joya de la corona
Sin embargo, la privatización de la gestión del Circuit Ricardo Tormo da una nueva dimensión a la operación. Cheste, desde 1999, es un circuito deficitario por dos motivos: las deudas que arrastra por su construcción y las cargas «extra» a las que se ve sometida su tesorería por parte de la Generalitat. La sociedad Circuito de Motor y Promoción Deportiva SA no sólo explota el trazado, sino que además ha tenido que hacer frente en los últimos años a millonarios contratos de patrocinio a deportistas y equipos de motociclismo y automovilismo, pero sorprendentemente también ha avalado al extinto grupo ciclista Kelme, se ha hecho cargo de las escuelas de vela de la Generalitat, del Open de Tenis de la Comunitat Valenciana y ha pagado millonarias facturas de la Fórmula 1. Todo ello no ha hecho más que engordar las pérdidas de la empresa.
Las deudas de Circuito del Motor y Promoción Deportiva ascendían a 53,8 millones de euros en 2009, según figura en las cuentas públicas. De esa cantidad, más de 43,5 millones corresponden a deuda a corto plazo y 8,2 millones a endeudamiento a largo plazo. Para paliar estas deudas, la Generalitat recurre todos los años a operaciones acordeón de varios millones de euros a el fin de restablecer el equilibrio entre el capital y el patrimonio de la sociedad disminuido como consecuencia de pérdidas.
Hay que reseñar sin embargo, que el Circuit Ricardo Tormo ha conseguido reducir en un año las pérdidas en 4,2 millones de euros, y en 2009 cerró el ejercicio con un 7,8 millones en negativo. Al tiempo, la cifra de negocio ha conseguido aumentarla en más de tres millones de euros. Cerrará 2010 con una deuda de 51 millones y prevé una reducción drástica para 2011, para situarse en 33,5 millones.
Lo más paradójico es que el Circuit Ricardo Tormo, desprovisto de las deudas a largo plazo y de los gastos incurridos que le endosa la Generalitat, es un trazado completamente rentable. El año pasado la actividad del negocio alcanzó los 17,8 millones de euros y la explotación puede presumir todos los años de un índice de ocupación superior al 90 por ciento.
En el contrato de adjudicación que tiene previsto licitar la Generalitat, quedará excluido el canon que se paga a Dorna por el Gran Premio de motociclismo en vigor hasta 2016, y con otros promotores. Por ejemplo, la tasa que el Circuit tiene que abonar a Dorna en 2011 por la carrera mundialista de Cheste asciende a casi 5 millones de euros, mucho menos de lo que cuesta la Fórmula 1.
El patrimonio del Circuit Ricardo Tormo —los terrenos donde está ubicado— seguirán siendo de titularidad pública y no se verán afectados por la privatización de la gestión. Lo que está por ver es cómo soluciona la Generalitat los distintos contratos de arrendamiento que están en vigor, como las instalaciones en las que el Aspar Team tiene gran parte de su material, los terrenos donde se ubica actualmente la Escuela de Conducción Luis Climent, o las propiedades arrendadas para campas de vehículos nuevos.
Tampoco se sabe muy bien cuál es el futuro que le espera a las dos escuelas de pilotos del Circuit, la Cuna de Campeones Bancaja de motociclismo, y la Escuela de Karting Profiltek. Las dos, además de las aportaciones de los patrocinadores, se sustentan con personal y material del trazado de Cheste.

Una vieja aspiración
La privatización del Circuit Ricardo Tormo es una vieja aspiración del Consell. No es la primera vez que se habla de un posible traspaso del trazado de Cheste a manos privadas. De hecho, en los tres primeros años de vida de la instalación, la Generalitat estuvo pagando un contrato de 100 millones de las antiguas pesetas a la empresa catalana RPM por un contrato de asesoría, que rescindió.
Por su parte, el asesor de la Generalitat en materia deportiva y vicepresidente de Valmor Sports, Jorge Martínez Aspar, ha declarado en más de una ocasión que le gustaría optar a la gestión de Cheste. Valmor no parece en disposición de poder optar al concurso de la Generalitat, aunque Aspar no descarta negociar con los nuevos inversores su entrada en el proyecto.

Atitlán aporta fondos al sector de la alimentación y proyectos emprendedores
Atitlán es una firma valenciana de capital de riesgo dedicada a la gestión de fondos especializados presidida por Roberto Centeno (yerno de Juan Roig, propietario de Mercadona) y Aritza Rodero, procedentes de los bancos de inversión Goldman Sachs y Merrill Lynch, respectivamente. Los recursos de Atitlán, además de la familia Roig, proceden de diversos inversores españoles e internacionales.
El crecimiento de Atitlán ha sido sobresaliente desde que se puso en marcha en 2006. En 2009 esperaba cerrar el ejercicio con unas inversiones de 175 millones de euros en el sector de la alimentación, uno de sus ámbitos de negocio junto con el de la biotecnología y nutrición así como el de proyectos empresariales de emprendedores. La primera gran inversión de Atitlán fueron 6 millones de euros en Dafsa, dedicada a fabricar zumos, sopas, caldos y cremas para la marca blanca Hacendado, de Mercadona. En diciembre de 2008 se hizo con el control del 50 por 100 de Verdifresh, otro gran proveedor de la cadena de supermercados valenciana. La firma de capital ha invertido hasta 160 millones en la compra, alquiler y gestión de campos de olivos para producir aceite. Además Atitlán tenía previsto alcanzar unas inversiones de 45 millones en firmas del sector de la biotecnología y nutrición.
Por otra parte, la entidad participa en el fondo Angels Capital, sociedad para proyectos empresariales de emprendedores constituida junto con el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) y con 18 millones de euros de recursos, quince de los cuales los ha aportado el empresario Juan Roig.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes