09 de enero de 2012
09.01.2012
Delito contra la seguridad vial

Héctor Barberá sólo podrá conducir hasta noviembre en los circuitos

El piloto reconoció los hechos ante el juez, quien le condena a diez meses de privación del permiso de coche y moto y le impone una multa de 1.200 euros por un delito contra la seguridad vial

09.01.2012 | 09:20
Héctor Barberá, en bicicleta, ayer.

El piloto de MotoGP Héctor Barberá, detenido el pasado viernes por conducir ebrio, realizando maniobras de zigzag y saltándose varios semáforos en rojo, como informó en exclusiva Levante-EMV, reconoció ayer ante el juez todos los hechos y aceptó una condena de diez meses de privación del permiso de conducir y una multa de 1.200 euros por un delito contra la seguridad vial.

De esta forma el piloto valenciano, que ayer todavía seguía negando la evidencia, sólo podrá ponerse al volante de un coche o subirse a una moto en un circuito cerrado hasta el próximo mes de noviembre, cuando expire la sanción impuesta por el titular del Juzgado de Instrucción número 11 de Valencia.

Barberá acudió ayer en torno a las 10.00 horas al juzgado de guardia de Valencia acompañado de su letrado y una joven. Mientras el resto de imputados por delitos contra la seguridad vial deben esperar habitualmente en los asientos situados a la entrada de los juzgados durante horas, en su caso fue conducido a una sala de espera, destinada habitualmente a las víctimas de la violencia machista o a quienes deben de ser reconocidos por el forense.

En apenas unos minutos su abogado llegó a un acuerdo de conformidad con la fiscalía y se celebró un juicio rápido. En menos de media hora el piloto valenciano estaba ya en la calle, eso sí, sin permiso de conducir hasta dentro de diez meses.

El Juzgado de Instrucción número 11 de Valencia, en funciones de guardia, le impuso una multa de 1.200 euros y diez meses de privación del permiso de conducir, según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

Superaba los 0,60 de tasa
El piloto de Pramac Racing fue parado por una patrulla de la Policía Local de Valencia a las 3.45 horas del sábado en la avenida Autopista del Saler después de que los agentes observaran cómo, tanto el Opel Astra que conducía Barberá como un Porsche Cayman, circulaban saltándose varios semáforos «dando la sensación de estar efectuando una carrera». El conductor del Porsche dio una tasa de 0,32, por lo que únicamente se le impuso una sanción de 500 euros y la retirada de cuatro puntos. Barberá por contra dio más de 0,60 de tasa en ambas pruebas, por lo que fue imputado por un delito contra la seguridad vial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine