27 de agosto de 2012
27.08.2012

Ramón Mascarell, de Motherwell a Valladolid

Salvador Regües

27.08.2012 | 07:30

Ramón Mascarell tiene 81 años y viajó a Escocia para estar presente en el primer partido del Levante en la Europa League. Es un hombre que a pesar de su edad emana jovialidad y ganas de vivir. Desde que lo vimos en Manises antes de partir hacia Glasgow hasta el fin del viaje anduvo orgulloso vestido con su camiseta azulgrana levantinista. «Llevo siguiendo al Levante 75 años, desde la temporada de la Copa del 37», nos contó este ejemplo de veterano seguidor cuando lo saludamos. En el Fir Park, estadio del Motherwell, gozó junto a todos los granotas desplazados de una victoria histórica de su Levante. Lo único que quizás le faltó, y a nosotros también, fue una pizca de padecimiento por el resultado, algo habitual en el seguidor granota. En esta ocasión estuvimos tranquilos con el equipo de Juan Ignacio Martínez que se mostró superior a su rival y transmitió confianza a la grada donde estábamos ubicados los casi 200 seguidores levantinistas desplazados. En esa tarde escocesa nos hicimos mayores de edad como aficionados del Levante en la Europa League. Llegamos al campo con aires de novatos y salimos como expertos en la competición. Todos los seguidores granotas comentaban el saber estar del Levante en su puesta de largo europea. «Ha sido un regalo para la vista contemplar a mi equipo desenvolviéndose con tanta soltura en su debut en la Europa League», nos dijo Jorge Mas, ferviente aficionado granota, practicante del levantinismo familiar, que iba acompañado de su mujer y sus dos hijas. No era la excepción, había muchos padres acompañados de sus hijos, entre ellos nosotros mismos con nuestro hijo Pablo. También se encontraban en Fir Park varios jóvenes de la peña «Born in the USA» de Estados Unidos impecablemente uniformados de levantinistas. Esa soltura exhibida en el campo por Ballesteros y los suyos fue lo más importante que recordaremos del partido ante el Motherwell. Nunca se les vio intrusos en casa ajena ni principiantes en lides europeas de altos vuelos. Jugaron con seriedad desde el principio sin dudas ni errores de bulto. Marcaron el tiempo del encuentro y futbolistas como Barkero, Michel, Iborra, Ballesteros y Lell dejaron boquiabierta a la hinchada local. Podríamos decir que el Levante «cantó bajo la fina lluvia que cayó durante el partido en Fir Park con alegría y seguridad en sí mismo».
Al presidente Quico Catalán le dimos la enhorabuena en el avión de regreso. «Enhorabuena para ti también, Salva, y para todo el levantinismo» respondió con una sonrisa de satisfacción. Después miramos al fondo del avión donde se encontraban los jugadores. Constatamos que el ambiente entre ellos era de una camaradería envidiable, llena de risas y bromas, capaz de aunar esfuerzos y voluntades con éxito.
Hoy el Levante cambia de competición y juega partido de liga en el José Zorrilla ante el Valladolid del espabilado Djucik. Ramón Mascarell nos dijo que quería acudir al partido. Si lo hace deseamos que lo pase tan bien como en Motherwell, aunque el rival sea mucho más temible, y sume una nueva alegría en su larga vida de seguidor granota.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine