El Valencia afrontará la campaña 2014-2015 sin participar en competiciones europeas por primera vez en diecisiete años, con el precedente de que sus ausencias europeas casi nunca han sido aprovechada para ofrecer un buen rendimiento en la Liga o la Copa del Rey.

La posibilidad de concentrar el esfuerzo en la Liga solo le ha sentado bien al club de Mestalla en contadas ocasiones y otro tanto ha ocurrido con el torneo copero.

La última ocasión en la que el Valencia se quedó fuera de los torneos continentales fue al final de la campaña 96-97, que el equipo empezó con Luis Aragonés en el banquillo y concluyó con Jorge Valdano.

El Valencia acabó la competición en décima posición en la Liga y la "derrota útil" ante Las Palmas, que jugaba en Segunda División y eliminó a los valencianistas en la Copa del Rey.

Sin compromisos europeos, lo que a priori parecía que podría permitir al Valencia afrontar con más consistencia la Liga y la Copa, el equipo no empezó bien la temporada 97-98.

En septiembre llegó la destitución de Valdano y en diciembre, la dimisión de Paco Roig como presidente, en un momento en el que el Valencia estaba hundido en la zona baja de la tabla.

El equipo valenciano, con Claudio Ranieri en el banquillo, mejoró, pero la remontada no le dio más que para alcanzar el noveno puesto y agarrarse al clavo ardiendo de la Copa Intertoto para colarse en Europa en el verano de 1998.

El mal inicio del campeonato de Liga 97-98 dejó al Valencia sin más objetivo que salir de la zona baja de la tabla y en la Copa del Rey su papel también fue discreto, ya que tras superar al Hércules y al Figueres, el Barcelona no le dio opción y le ganó en los dos partidos de octavos de final.

La tendencia de no aprovechar el ritmo de un partido semanal en lugar de dos, quizá la única ventaja de no estar en Europa, ha sido una constante en el club de Mestalla.

El Valencia inició su participación europea en la campaña 61-62 y en las 52 temporadas disputadas desde entonces ha jugado en el conjunto de todas las competiciones continentales en 38 temporadas y ha faltado en las catorce restantes.

Al margen de la correspondiente a la temporada 97-98, las restantes ausencias se han completado en ciclos largos como el de los cinco años transcurridos entre 1974 y 1978 o el de las seis campañas desde 1984 y 1989.

En ninguno de esos dos largos periodos de travesía del desierto europeo, el Valencia destacó en otras competiciones, ya que entre 1974 y 1978 apenas se prodigó en la Copa y en la Liga su único éxito fue el de contar en dos ocasiones con Mario Kempes como máximo goleador del campeonato.

Peor le fue en los años ochenta, cuando en el equipo tampoco aprovechó no entrar en Europa para mejorar en la Liga e incluso descendió a Segunda División.

Posteriormente el Valencia también se quedó fuera de Europa en las campañas 94-95 y 95-96, en la que sí que se notó una cierta mejoría.

En 1995 disputó la final de Copa del Rey ante el Deportivo de la Coruña, contra el que perdió por 2-1 y en la siguiente, de la mano de Luis Aragonés, completó una gran campaña, con un alto nivel de juego, que le permitió alcanzar el subcampeonato de Liga.

De esta forma regresó a Europa, donde superó al Bayern Munich a las primeras de cambio en la eliminatoria inicial de la Copa de la UEFA.

El Valencia queda ahora fuera de Europa por décimo quinta vez en 53 de presencia continental, donde históricamente más alegrías ha dado a su afición, con más de trescientos partidos disputados y más de quinientos goles obtenidos.