La afición del Levante UD responde a la llamada de su club para renovar el abono de cara a la próxima temporada. De momento son más de 3300 aficionados los que han pasado por las taquillas o desde Internet para reservar su asiento, lo que supone un 20 % de los 16.600 socios que alcanzó el club presidido por Quico Catalán la pasada campaña. La campaña se inició hace justo un mes y el plazo de renovaciones se extenderá hasta el 17 de julio. A partir de ese momento será el turno de las nuevas altas. La respuesta es la esperada y se valora de forma positiva. Por costumbre, es en la última quincena cuando se acelera la venta de carnets.

Por otro lado, el número de pases infantiles renovados, una de las grandes apuestas del club, ha rebasado el 25 %. Más de 4.000 jóvenes hinchas se beneficiaron el año pasado de esta promoción.

El Levante UD intenta proteger su masa social. Los precios de la campaña de renovación de abonos, que continúan estando entre los más baratos de todo el campeonato. La entidad decidió congelar y bajar los precios con un aliciente añadido: con su carnet el socio podrá entrar a todos los encuentros de la temporada, los 19 de Liga y todos los que se disputen de Copa del Rey, por lo que también se elimina el tradicional partido del «día del club».

El objetivo inicial de la entidad con esta apuesta es el de conservar, e incluso superar, la barrera de los 16.600 socios, que confirmaría la estabilidad del club a nivel social. Los precios de los abonos van desde los 330 euros de la Tribuna central para abonados con un mínimo de dos acciones (380 euros sin acciones) a los 30 euros del pase infantil en el Gol Alboraia y Orriols para accionistas. La llegada de fichajes o la permanencia de jugadores carismáticos como Navas puede influir en un ritmo de venta que es bueno.