La FIFA ha sancionado al portavoz de la selección de Brasil, Rodrigo Paiva, con un partido de suspensión por una pelea con el jugador chileno Mauricio Pinilla durante la retirada de ambos equipos al túnel de vestuarios en el descanso del partido de octavos de final. Lo leve de la sanción ha provocado nuevamente la ira de los afectados. En este caso, de Pinilla, quien ayer dijo que «Suárez por una mordida arriesga su carrera. Un jefe de prensa, un partido por un golpe en la cara. Me agredió con un puño en el túnel sin razón. La FIFA no puede aguantar a ese delincuente». Pavía aseguró que respondió a una provocación.

Otro conflicto: una desafortunada publicidad de las líneas aérea holandesas, en las que mostraban un cartel de «Salidas» (Departures) refiriéndose a México ha provocado una campaña viral de boicot contra KLM, a la que, por ejemplo, se ha sumado el actor Gael García, quien asegura que «nunca volveré a volar con esa compañía de mierda». En la KLM dicen que fue una broma y que nunca quisieron ofender a los mexicanos. Pero lo hicieron.

Y también sobre ese partido, Robben a puesto la marcha atrás al asegurar que el «piscinazo» que reconoció no era en la jugada del minuto 94 que supuso el penalti decisivo. De todos modos, la FIFA no le va a sancionar.

Ante la posibilidad de que el Mundial de Catar (si se celebra allí) tenga lugar en invierno, tomen nota de lo que es habitual en el caso americano. La selección de Ecuador fue eliminada y la competición liguera se reanuda el 6 de julio.