El Valencia Basket se juega el acceso al Top16 de la Euroliga en La Fonteta, y la primera de las tres final será el viernes ante el Galatasaray. Por tanto, el club escampa cualquier soplo de crisis para centrarse en un duelo decisivo. En un grupo Euroliga tan igualado donde juega el conjunto «taronja», y donde sólo 2 de los 6 equipos han conseguido ganar fuera de casa, lo que suceda en los tres partidos en el pabellón valenciano podría ser fundamental para llegar a la siguiente fase.

Pau Ribas lo tiene claro. El escolta del Valencia Basket, aseguró ayer que el balance de victorias y derrotas que arrastra el equipo hace que tanto los jugadores como el entrenador estén «cuestionados», así como instó a encontrar «una solución urgente» a la manera de mejorar el juego del equipo. «Cuando llevas cinco victorias en quince partidos todo el mundo está cuestionado, es normal, desde los jugadores al entrenador, porque las cosas no van bien», admitió Ribas.

«Llevamos diez derrotas y hay que encontrar una solución urgente, porque se van acumulando y los trenes van pasando. La estación es grande y pasan trenes, pero no tantos», advirtió. Ribas aseguró que, tras la derrota del pasado domingo en la Fonteta ante el Unicaja, la «excusa de que nos pasa fuera de casa ya no vale, porque ya nos pasa también en casa». «Debemos tener los pies en la tierra, saber qué hacemos bien, intentar hacer bien cada vez más cosas y competir los partidos. Y la confianza traerla de casa porque es lo que te hace ser mejor o peor jugador», señaló.

«El año pasado cuando las cosas iban bien éramos muy buenos, pero eso tampoco era cierto al cien por cien, como tampoco lo es ahora que seamos tan mal equipo», apuntó Ribas.

«Necesitamos una victoria»

Respecto al choque del viernes en la Euroliga ante el Galatasaray, recordó que «al principio de la temporada el objetivo era ganar los partidos de casa fuera quien fuera el rival; y eso no ha cambiado aunque estemos pasando una racha muy mala».

«Lo importante es un buen resultado, necesitamos una victoria tanto por resultados como por juego», apuntó Ribas, que destacó que deben «hacerse fuertes en casa, que todo el mundo responda, desde el primer aficionado al último jugador y salvar la situación».

Además, reconoció los problemas por los que atraviesa el Galatasaray, que ha admitido que casi todos sus jugadores pueden salir por los impagos, y eso les deben facilitar el triunfo.