El Mapfre se mantiene momentáneamente como líder de la flota que navega destino de la Isla Reunión, después de superar una baja presión que provocó lluvia y continuos cambios de velas que implicaron muchas horas sin descanso en cubierta durante la segunda etapa de la Volvo Ocean Race.

Dentro de la igualdad reinante, la embarcación española conserva una exigua renta de 0.4 millas sobre el Abu Dhabi Ocean Racing. El miércoles por la tarde se produjo el cambio de dirección del viento que esperaban a bordo del Mapfre y llegaron los chubascos, un viento muy inestable y una noche que puso en jaque a la tripulación española, con solape de guardias y ni un minuto de descanso.

«Nos hemos encontrado con una baja presión pequeñita que nos ha mareado toda la noche con un viento de todos los lados, lo que supone muchos cambios de velas. Ahora estamos un poco cansados, aunque es verdad que podíamos haber salido mal parados y sin embargo hemos salido todavía delante», explicó Xabi Fernández.