Nueve de los 31 jugadores que juegan en la primera división griega son españoles. La suspensión del campeonato por los problemas de violencia surgidos en el último derbi entre Olympiacos y Panathinaikos ha paralizado su actividad. A la espera de noticias, los futbolistas prosiguen sus entrenamientos.

Es el caso de Jaime Gavilán, que lleva participando en dos partidos con el Platanias de la isla de Creta, una vez que abandonó en el mercado de invierno el Levante UD. El extremo zurdo de Benimaclet se toma con tranquilidad el forzado parón, que se prolongará hasta que el nuevo Gobierno de Alexis Tsipras garantice que se vaya a cumplir la ley de seguridad en los estadios: «De momento estamos entrenando con normalidad. Mañana „por hoy„ se reúnen y tiene toda la pinta de que se va a resolver y podremos volver a jugar», apuntaba, esperanzado, el futbolista formado en las categorías inferiores del Valencia.

Los clubes atenúan la espera con encuentros amistosos: «Es lo que se suele hacer en semanas atípicas» reconoce Gavilán, cuyo equipo afrontó el primer fin de semana en familia: «En el Platanias hemos jugado hoy „por ayer„ un partido entre nosotros». A pesar de llevar pocas semanas en Grecia, Gavilán ya se ha informado de la situación. En un país en el que los disturbios relacionados con el fútbol están a la orden del día, no es la primera ocasión en la que se detiene el campeonato, por lo que existen los mecanismos para reactivar los partidos sin un gran trastorno de fechas: «Ya ha sucedido alguna vez. Aquí la organización del torneo no es como en España y, cuando pasan incidentes de este tipo, se para el fútbol».

En la situación de Gavilán se encuentran otros valencianos que juegan y entrenan en la Superliga helena. En el Platanias juega también el alicantino David Torres. El caso más conocido es el de David Fuster, uno de los jugadores más queridos del Olympiacos. En el Panthrakikos se encuentran los oriolanos José Roca, en el banquillo, y Cases sobre el césped. En el Kalloni se integran Ximo Navarro y Juanma. En el Veria existe la colonia más numerosa. A las órdenes del exentrenador del Levante UD José Carlos Granero se entrenan el veterano Raúl Bravo, su vecino de Gandia Iván Malón y el ex del Villarreal Catalá. Un viejo conocido como Quique Hernández es su director deportivo.

¿Qué llama, a pesar de la crisis, a los jugadores españoles hacia Grecia? El nivel deportivo, salvo en los casos de Olympiakos, Panathinaikos y PAOK, es más bajo que en España, y ello atrae a jugadores de Segunda y Segunda B hacia un campeonato profesional con mejores sueldos, a pesar de los reiterados casos de impagos. La necesidad del fútbol heleno de importar talento es alta y la imagen de la marca España tras los éxitos de la selección, toda una garantía.