Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una vita da mediano

El Galgo vuelve a ganar otra carrera

Hay ocasiones en que los goles no reciben la mayor ovación. Sucedió este pasado sábado en Saint James´ Park, el estadio de las Urracas del Newcastle. El interior argentino Jonás Gutiérrez reaparecía en una convocatoria con los locales después de superar un cáncer testicular diagnosticado hace menos de un año. Tras ser intervenido y sometido a quimioterapia, Jonás fue dado de alta en noviembre, cuando inició la puesta a punto física para volver a ponerse una camiseta que defiende desde el año 2008. El Galgo es un tipo acostumbrado a luchar, rendirse no va con su personalidad. De pequeño, con apenas dos años, una convulsión febril le dejó totalmente paralizada la parte izquierda de su cuerpo. Por indicación de los médicos, su madre Mónica comenzó a inculcarle la práctica del fútbol, esa gran pasión argentina, como terapia. No sólo se recuperó, sino que además, con esa perseverancia, se convirtió en un premiado atleta durante su infancia y, con posterioridad, en el extremo zurdo que con grandes zancadas se ganó el apodo que le identifica. Fue la propia Mónica quien, en mitad de la lucha contra el cáncer de Jonás, hizo pública mediante una carta la historia de su hijo, hasta ese momento una proeza conservada en la íntima memoria familiar. Fue, posiblemente, un modo de darle más fuerzas, de volcar el apoyo de los aficionados en el momento más delicado. «Esto le levantará mucho el ánimo a él y a sus compañeros. Sé todo lo que lo aprecian los hinchas», anunciaba en la previa del duelo ante el Aston Villa su entrenador, John Carver. Cissé corrió a abrazarle, tras marcar el único gol del partido. Al final no jugó. Es lo de menos, ya habrá más oportunidades. Jonás volvió a sentir los nervios previos a un partido, el olor del césped, la inconfundible liturgia de un domingo de fútbol inglés y el rugido de la hinchada cuando apareció por el túnel, para festejar que ha ganado una nueva carrera.

Italia

Otro paso hacia la desaparición del Parma

Alessandro Lucarelli, con el espíritu combativo sindical de su hermano Cristiano, lidera la lucha de los jugadores del Parma, club en caída libre económica y que camina con pasos agigantados hacia la desaparición. Por segunda jornada, no compareció y será expulsado de la Liga si vuelve a incurrir la próxima semana. No parece que el drama tenga una solución próxima. Jugadores y empleados no reciben su salario desde hace meses. Los vestuarios no tienen agua caliente y que los propios jugadores tienen que lavar en casa sus camisetas. Y en caso de realizar algún otro desplazamiento esta año, deberá ser con sus propios vehículos.

Francia

Jardim, especialista en solucionar problemas

«Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas». La frase de Harvey Keitel en Pulp Fiction se podría ajustar a la labor en los banquillos de Leonardo Jardim. El portugués se ha caracterizado toda su carrera en sacar adelante proyectos con bajo coste. Así lo hizo con los ascensos del Chaves o el Beira-Mar, o cuando recogió al Sporting lisboeta con saldos. Su última hazaña, dignificar a un Mónaco desarmado, sin Falcao ni James. Arrolló al Arsenal en Champions por 1-3 y ayer aguantó al todopoderoso PSG (0-0).

Alemania

El Wolfsburgo no cesa en la persecución

El Wolfsburgo, el equipo de la Volkswagen, ganó 3-5 en Bremen y sigue persiguiendo al Bayern. Aunque estén a 8 puntos, aunque los de Pep rara vez fallen, Bas Dost sigue marcando goles.

Compartir el artículo

stats