Acabada la fase de grupos llega el momento de la verdad en la Eurocopa, que con dos cribas de por medio recoge a los dieciséis mejores equipos de la competición. Visita la Fonteta el Bayern de Múnich. Club histórico en cuanto al fútbol pero sin apenas recorrido internacional en baloncesto. Armado para crecer, al igual que el Valencia Basket no superó el primer corte de la Euroliga. Conseguir la Eurocopa es su reto y ambición de presente. Es ineludible señalar que es el Bayern de Pesic. El técnico serbio, genio y figura, vuelve a una Fonteta que disfrutó con su carácter tan díscolo y disparatado como efectivo y competitivo a nivel deportivo. Se marchó de Valencia sin responder a la oferta de renovación. Es especulación pura y dura pero quizás las dos partes hubieran alcanzado más éxitos de la mano. También retorna Savanovic. El serbio tuvo una salida algo atípica del club «taronja» abonando su millonaria cláusula de salida para emigrar a Turquía. Quien iba a decir que la marcha de Savanovic propiciaría la llegada de un jugador que marcó una época en Valencia, Justin Doellman. No hay que obviar que en el entramado de este Bayern está Toni Muedra. El arquitecto deportivo del Valencia Basket en las últimas temporadas se marchó a Alemania de la mano de Pesic avalado por su buen hacer. Reencuentros al margen, lo importante será mantener activa la defensa del título en la competición favorita del Valencia Basket.