Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Kim se pasó de frenada

Kim se pasó de frenada

Kim se pasó de frenada

Con 25 años uno ya sabe lo que dice. No hay excusa. Otra cosa es que, pasadas las horas, se quiera disfrazar. La caprichosa hija de Peter Lim se ha enfangado esta semana. Queriendo o sin querer. Kim Lim, harta de los comentarios que algunos aficionados le hacen llegar a través de sus redes sociales, el pasado domingo se calentó y pasó de frenada. La singapurense que hace solo un año se vanagloriaba por su desmedido amor hacia el Valencia, llamó estúpidos y catetos a los valencianistas descontentos con la gestión de su padre; a los mismos que, hace meses, la ensalzaban y ella les correspondía con agrado. A la chica top, que se encontraba en Old Trafford viendo a su Manchester „porque así lo dijo ella„, se le calentó el pulgar y por la vía Instagram se desahogó con una larga parrafada en la que un «seguimos siendo los dueños del club... yeah, hahaha», abría las especulaciones. Pero... donde dije digo, digo Diego y la hija del multimillonario, que desde que el Valencia entró en barrena no se deja ver por la ciudad, ha tratado de maquillar su comentario con un «nos encanta el club, nos vamos a levantar todos juntos, y juntos vamos a apoyarnos». Una unidad que, visto cómo se comporta el club, no se generaliza. Las guerras internas, una vez más, afloran. Se buscan culpables de todo y por todo. Pero más allá de dimes y diretes, lo que más urge es que Prandelli acierte y el Valencia le gane esta noche al Sevilla. Habrá que cruzar los dedos. Los éxitos sí que unen y silencian.

Compartir el artículo

stats