Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una película, muchas historias

Una película, muchas historias

Una película, muchas historias

Algunos amigos y aficionados me preguntan por el título de mi sección, por ese Quiero ser como Beckham que cada lunes encabeza mis reflexiones, ideas o experiencias sobre el fútbol femenino. Ese título tiene su historia y no es casual. No es fácil elegir, yo nunca había escrito en periódicos, nunca me había enfrentado a esa página en blanco y mucho menos había pensado cómo llamaría a todo eso. Con la ayuda de algún amigo fuimos descartando tópicos que no encajaban en lo que yo quería contar. El rincón del 9 o cosas parecidas no me gustaban y de repente se nos ocurrió. Quiero ser como Beckham es una película inglesa del año 2002 que cuenta la historia de Jessminder, una adolescente hindú que vive en el seno de una familia tradicional en un barrio residencial londinense. A la protagonista lo que más le gusta es jugar al fútbol, y sueña con parecerse a su ídolo, David Beckham. Pero su familia tiene otros planes para ella, quieren que siga los pasos de su hermana y se case con un chico hindú de buena familia. Un día jugando al fútbol en un parque Jessminder conoce a Jules, una chica inglesa, que le propone que juegue con ella en su equipo. A partir de este momento Jessminder conocerá un mundo muy distinto al que ella estaba acostumbrada, jugando al fútbol con sus compañeras, saliendo por las noches y enamorándose por primera vez. Pero tendrá que elegir entre seguir sus sueños o resignarse a seguir con la vida que sus padres han diseñado para ella. El final no lo cuento, si os interesa buscad la película y vedla.

Yo hace tiempo que no la he visto, pero creo que muchas de las ideas y valores que trasmite esa película siguen vigentes. Y no es que yo tuviera problemas para jugar al futbol o mi familia me buscara un novio en mi pueblo de Teruel. Todo lo contrario, siempre han estado a mi lado apoyándome y sin ellos no sería lo que soy.

Pero sí es verdad que la ilusión por jugar, los valores de compañerismo, lucha y búsqueda de sueños que cumplir que se ven en la peli los he vivido en primera persona. Ser futbolista y mujer en España no era fácil cuando empecé. Jugar al fútbol ha sido un camino donde ilusión y complicaciones siempre han ido de la mano. Hoy en día muchas niñas eligen el deporte del balón y tienen oportunidades y medios para hacerlo. Los clubes, la liga y los patrocinadores están apostando por el fútbol femenino. Pero, desde luego, no siempre ha sido así y, por supuesto, todavía queda camino que recorrer. Mi ídolo no es Beckham aunque algún día os contaré cómo lo conocí, pero me gusta que mi sección de cada lunes tenga nombre de película, de una película que cuenta que siempre hay que luchar por cumplir los sueños.

Compartir el artículo

stats