Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Off the record

¿Dónde está el listón?

¿Dónde está el listón?

¿Dónde está el listón?

Por lo menos han perdido Sporting y Depor, así no bajamos ninguna posición». La frase, trending topic entre el resignado entorno a la conclusión del partido en Sevilla, retrata la decadencia en la que Meriton y García Pitarch han sumido al Valencia en este horribilis 2016. El personal, que ya evidenciaba síntomas de lacerante apatía desde mediados de la temporada pasada, ahora ha entrado en una suerte de amnesia. Ya nadie parece recordar que no hace tanto fuimos reyes, que por donde pisaban Albelda y Baraja no crecía la hierba, que venir a Mestalla era un trago incluso para los galácticos. La nefasta gestión de los/las señores/as de Singapur „con la inestimable colaboración de algunos camarlengos autóctonos„ ha sumido a la sociedad en un universo lúgubre y mediocre del que no es sencillo salir.

La pérdida de memoria colectiva es tan considerable que ya nadie invierte tiempo en comprobar la diferencia de puntos respecto a rivales directos (en teoría) como Sevilla, Atlético de Madrid o Villarreal. Desde el punto de vista futbolístico, los tres están en otro planeta. Aunque económicamente la historia es diferente, ojo. No olvidemos que, aunque figure quinto por la cola en la clasificación de Primera, el presupuesto del Valencia es superior a los 140 millones de euros. El nivel de exigencia entre el respetable ha disminuido tanto que ahora hay que conformarse e interpretar como un éxito que el equipo no conceda excesivas ocasiones al rival, aunque éste acabe de jugar contra la Juventus en Champions y llegue fundido al fin de semana.

Hubo un tiempo, reciente, insisto, en el que empatar en Nervión dejaba un regusto amargo porque el objetivo era ser campeones. El sábado, antes del inicio de la segunda mitad, se sucedían los halagos a Prandelli por el cambio de dibujo. Doctores tiene la Iglesia y posiblemente el Valencia no mereció perder, pero de ahí a dar por bueno un planteamiento ramplón basado en que no pase nada€ Los números del italiano (5 puntos de 18 posibles) tampoco ayudan a iluminar el horizonte. Ya avisó Cesare que tardaríamos meses en observar su sello en el juego colectivo. No mentía.

Mientras tanto, Stefano Antonelli realiza el trabajo de García Pitarch, recomendando diferentes opciones para apuntalar el mediocentro o fichar el nueve que el Valencia no tiene. Cualquier variante antes que una dirección deportiva al uso. Así nos va. Ayer, viendo en directo a Theo Hernández y Marcos Llorente en El Madrigal, me preguntaba si algún scout del club habrá seguido en temporadas anteriores al Castilla o al juvenil del Atleti. Debe ser que no.

Compartir el artículo

stats