Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paso a la cantera

Paso a la cantera

Paso a la cantera

En medio de las mayores crisis, siempre han surgido los grandes talentos. Desde los tiempos de Mendieta, a quien franqueó la puerta Héctor Núñez en medio de una temporada deprimente tras la marcha de Guus Hiddink por el mazazo de Karsruhe; pasando por Juan Mata, rescatado por Koeman en la campaña de las turbulencias de Juan Soler; a las más recientes apariciones de Bernat y Alcácer cuando Pizzi trató de enderezar el barco escorado por Djukic.

El Valencia cayó el sábado en el Sánchez Pizjuán con una alineación veterana (28 años de media) atendiendo la idea de Prandelli de, en medio de la zozobra, recurrir a la gente más experimentada. Pero los veteranos no logran dar la talla y ha llegado la hora de los chavales. Pese a los continuos cambios en la dirección, el Valencia sigue siendo una de las mejores canteras de Europa. Los expertos en fútbol base consideran a Carlos Soler, de 19 años, uno de los mediocentros de mayor proyección en España. Y, sin embargo, no ha debutado todavía en competición oficial ni con Pako Ayestarán ni con Prandelli a pesar de las dificultades de los mediocentros, Mario Suárez (con molestias para jugar hoy en Butarque) y Enzo Pérez (descartado). No se trata de cargarles con el peso del equipo sino de aprovechar la ilusión de los más jóvenes para escapar de la depresión.

La cantera es esencial como explicó el valenciano Iborra, capitán del Sevilla, en una entrevista de Vicent Chilet en este periódico. La respuesta es para enmarcar en los vestuarios de Paterna: «La gente de la casa es importante por dos aspectos. Uno, porque, cuando las cosas van mal, sabes que tienes jugadores que van a dar la cara. Y dos, porque la afición debe identificarse con alguien».

Ante el Sevilla, precisamente, Prandelli no alineó a nadie procedente de la escuela. Traspasado Alcácer, en una operación ruinosa desde el punto de vista futbolístico, solo queda Gayà, atribulado por las lesiones y por el infortunio de las paradas del portero rival (Sergio Rico). Pero hay que confiar en ellos y devolver la alegría a Mestalla. En ese línea, también sería conveniente que Prandelli le diera ya todo el protagonismo a Munir, el delantero con más naturalidad para el gol de la plantilla. El que marcó el sábado en el Sánchez Pizjuán es pura intuición, tanto el desmarque con el tiro cruzado con el exterior de la zurda al palo contrario. Llega la Copa y pide paso la cantera.

Compartir el artículo

stats