Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Bakkali dispara al Valencia en la Copa

El gol del delantero sentencia la eliminatoria en la ida pese a dos tiempos distintos

Bakkali dispara al Valencia en la Copa

Bakkali dispara al Valencia en la Copa

­El Valencia CF se ha tomado muy en serio la Copa del Rey. Es una competición de la que se tienen muy buenos recuerdos en Mestalla. Por este motivo, el interés y la intensidad que los de Cesare Prandelli le pusieron al partido de ayer, ante un Leganés que de salida se tomó el encuentro como un trámite, reflejan el resultado final del marcador. Y el pase a octavos en el partido de ida. El Valencia CF fue superior en la primera mitad, y aunque en la segunda parte pegó un claro bajón en su fútbol, el tanto marcado por Bakkali decide la eliminatoria. Estas son las claves del partido:

El sistema se consolida

Prandelli repitió de inicio el sistema de juego 5-3-2, con carrileros muy profundos en la banda que podrían dar a entender que el sistema era un 3-5-2, pero lo bien cierto es que el hecho de repetir el estilo evidencia que el técnico italiano quiere trabajarlo y que es el sistema de juego que ha elegido para el equipo después de un tiempo como entrenador del Valencia. La alineación era competitiva, se iba de inicio a por el partido, porque los cambios fueron los justos y el once titular era de mucho más nivel que el de un Leganés lleno de chavales del filial.

Dominio en lo táctico

El Valencia aprovechó la defensa adelantada del Leganés para darse un festín en el primer tiempo. La amplitud de los carrileros hizo mucho daño al conjunto rival, que en ningún momento pudo frenar las llegadas de Montoya y de Gayà por las bandas, y el mayor sentido que Medrán le dio al fútbol „muy buen juego asociativo con Parejo„, que fueron decisivas junto al olfato goleador de Munir. A los tres minutos, Munir ya había aprovechado un pase de Montoya para inaugurar el marcador, con un toque de calidad exquisito, y el segundo tanto no tardaría en llegar cuando Medrán culminó de cabeza otro centro de Montoya desde la banda. En menos de media hora, y con 0-2 en el marcador, ya se vio muy a las claras que el Valencia era muy superior y que iba a por el partido.

Ajustes en lo defensivo

La primera mitad del Valencia CF fue casi perfecta. Marcharse con 0-2 al descanso es algo que hacía mucho tiempo no se veía. Sin embargo, y dejando claro por encima de todo que el equipo de Prandelli cuajó una gran primera mitad, bien es cierto que en defensa hay que corregir algunos errores puntuales que pudieron costar muy caro.

Hay que estar más concentrados y ajustar más porque el Leganés disfrutó de varias ocasiones de gol de las que no se deben conceder al rival. Dos o tres sustos por errores defensivos se pudieron ver en la primera mitad, bien solventados por Jaume, antes de que en la segunda mitad el Leganés recortara distancias por medio del venezolano Machís. El Valencia no logra dejar a cero su portería y ese es un mal que se debe erradicar.

Desconexión en la segunda parte

En la segunda mitad, y gracias al marcador a favor, el Valencia CF estuvo más contemplativo. Era el Leganés el equipo que debía de arriesgar. Pero, lejos de disfrutar del balón y de lograr posesiones más largas, le dio vida al rival. Parejo se apagó, y con él el equipo. Al conjunto de Prandelli, la segunda parte se le hizo demasiado larga, insulsa, y se sufrió más de lo que debía. Porque no se tuvo el control del juego y se dejó crecer creer al Leganés, que pudo incluso empatar el partido en un par de ocasiones.

Prandelli movió el banquillo buscando soluciones, y sentenciar el partido en alguna contra, y por este motivo dio entrada al campo a Cartabia y a Bakkali. El primero estuvo desafortunado, mientras que el segundo fue decisivo en la suerte final del encuentro y de la eliminatoria. Un gol suyo en los instantes finales del choque disipó cualquier tipo de duda en el resultado y mandó al Valencia directo a la siguiente ronda.

La vuelta en Mestalla debe ser un trámite.

Compartir el artículo

stats