El Levante UD regresará la próxima temporada al Sánchez Pizjuán. Lo hará entonces para enfrentarse a un equipo de Primera, en un campo lleno y con un árbitro de la máxima categoría. Lo hará porque el equipo de Muñiz ha demostrado esta temporada que no merece jugar ante filiales, en estadios vacíos y con colegiados inexplicables. Sin duda, estos son los partidos más complicados de ganar. Es lo que sucedió ayer en un desangelado Sánchez Pizjuán del que los azulgrana sólo consiguieron arrancar un punto. Un paso más en el camino hacia el ascenso, pero a su vez un ligero frenazo a la trayectoria de un líder imparable que se queda con 15 puntos de ventaja sobre el play off.

Por momentos, el Levante UD creyó que con el habitual gol de Roger -ya van 17- bastaría. Pero no fue así. El tanto del delantero valenciano llegó en el minuto 12 a la luz de un espectacular túnel de Campaña a un rival y una precisa combinación con Morales. A partir de ahí, el pichichi levantinista levantó la mirada, armó la pierna derecha desde fuera del área y disparó el balón raso, pegado al palo Caro, para sorprender a toda la zaga hispalense. Ese 0-1 parecía anunciar otra de esas tardes de rutina placentera para el líder. Era una trampa.

Porque hasta el descanso el Levante UD jugó cómodo. Dio un paso atrás y se asentó en su propio terreno de juego. Las líneas juntas, presión intensa y Natxo Insa como maestro de la orquesta. Campaña, inspirado, fue el responsable de canalizar el ataque, aunque lo cierto es que fue el Sevilla Atlético el que logró amansar el balón. De todas formas, es lo que preferían los de Orriols, esperar en su campo para salir al contraataque.

El choque, de poco voltaje por la ausencia de público en tres cuartas partes del estadio, se enrareció por culpa del árbitro. Adrián Cordero empezó a desenfundar tarjetas y en el caso azulgrana Roger y Pedro López vieron amarilla por jugadas merecedoras de ello. No obstante, el listón quedó demasiado bajo.

Regreso de Iván y de Montañés

En el descanso Muñiz apostó por retirar al lateral de Torrent por Iván López -de vuelta tras cinco meses de ausencia- como precaución y mantuvo a Roger en el césped, posiblemente con la esperanza de cerrar el marcador lo antes posible. Sin embargo, Roger entró demasiado agresivo a la segunda parte y tras una advertencia vio la segunda amonestación en el minuto 67 por dejar ir el brazo en una pugna con un defensa rival. No había excusas.

Hasta este instante los intentos del Sevilla Atlético por igualar el marcador chocaban de manera frustrante ante el muro granota. La expulsión, por contra, hizo virar el rumbo del partido. De repente, los sevillistas, liderados por Cotán e Ivi, desnivelaron el choque y se fueron adelante en busca del gol. Raúl empezó a tener protagonismo.

Muñiz movió el banquillo y apostó por otro regreso, el de Montañés. Mientras tanto, sobre le terreno de juego el duelo ganaba en intensidad a la par que perdía control. En el bando valenciano, partido por el desbarajuste táctico, sólo Jason era capaz de crear problemas a los locales. Un tiro del gallego desde lejos que obligó al meta hispalense a lucirse con una gran estirada fue la mejor ocasión del Levante UD en la segunda mitad. Poco más.

Por el contrario, el filial del Sevilla perdió el miedo y sitió el área granota. En uno de los múltiples córners que forzaron, la defensa levantinista se dejó sorprender y después de una serie de rechaces en los que nadie logró despejar el peligro, Fede San Emeterio apareció en el segundo palo para remachar el gol que establecía el empate. Iván López, bajo los palos, acusó la falta de ritmo para adelantarse y rechazar el cuero.

El gol, a falta de 13 minutos, hizo bueno el punto para el Levante UD. Juan Muñoz debutó por fin y dejó destellos, sólo eso, en ataque. En los últimos compases los azulgrana sacaron el mono de sufrimiento del armario y apretaron los dientes hasta el final, aunque siempre con el marcador controlado.

Con el empate, el Levante UD se mantiene líder con siete puntos sobre el segundo, el Girona y 15 sobre la promoción que marcan Cádiz y Tenerife.