Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Perfil

Jaume 'El Conqueridor'

El portero se convierte en el héroe del valencianismo tras su decisiva intervención en los penaltis de la Copa ante el Alavés - Se ve reflejado en Palop, su ídolo, ya que de él aprendió a estar siempre preparado para cuando llegara su gran momento

Jaume 'El Conqueridor'

Jaume 'El Conqueridor'

A Jaume Domènech Sánchez (Almenara; 5/11/1990) nadie le ha regalado nada. Todo lo que tiene lo ha conseguido a base de sudar. Con mucho esfuerzo y sacrificio. El héroe del Valencia CF en el partido de Copa ante el Alavés siempre ha sido un tipo que se crece ante las adversidades. Por este motivo, cuando el encuentro de Mendizorroza se fue a los penaltis, el portero se vino muy arriba. Sabía que era su momento. Ese que hacía mucho tiempo que llevaba esperando siempre a la sombra de Diego Alves primero y de Neto después. Sus reflejos felinos, esos que le sirvieron para ganarse el apodo del Gat de Almenara, fueron decisivos para detener dos lanzamientos y clasificar al equipo para las semifinales. Y para volver a conquistar el cariño de los aficionados de Mestalla.

El ídolo de Jaume fue Andrés Palop. Se ve reflejado en él. Siempre a la sombra de Cañizares pero siempre preparado para cuando llegara su momento. Y gracias a su constancia, llegaron los títulos, la Eurocopa con España y el reconocimiento global del panorama futbolístico nacional. De esa experiencia Jaume aprendió que el sacrifico conlleva una recompensa. Y hasta lograrla, el camino es muy duro. El guardameta comenzó a jugar con 5 años en la cantera del Almenara y de allí, con ocho años, se marchó a la escuela del Villarreal. Jugó en el Villarreal C y fue convocado un par de veces con el filial amarillo, pero no convenció a los responsables deportivos y no le renovaron. Jaume pasó un verano muy duro. Estaba sin equipo. Pero El Palo de Málaga, de la Tercera División, le dio la oportunidad. Tras brillar allí, recibió la llamada del Huracán de Nico Estévez y luego de Rufete para fichar por el Mestalla. Tras dos buenas temporadas, fue convocado 23 veces con el primer equipo, Nuno le hizo un contrato profesional.

Nuno apostó por Jaume en lugar de Yoel como titular y le hizo debutar en Liga en septiembre de 2015 ante el Sporting en El Molinón. El Valencia CF ganó a 0-1, gol de Paco Alcácer, y la actuación del guardameta fue estelar. Justo al día siguiente se anunció su renovación hasta 2018, posteriormente se haría otra hasta el año 2022, y tras ello llegó su debut en la Liga de Campeones ante el Zenit en Mestalla (2-3) y los épicos recuerdos de partidos como el de Granada o Lyon. Aunque fue Nuno quien le dio su gran oportunidad, Jaume entiende que su principal valedor es José Manuel Otxotorena, el preparador de porteros. Siempre le ha mantenido en tensión competitiva para estar preparado como si estuviera jugando. Quienes lo conocen, aseguran que Otxoto es el número 1 desde el punto de vista psicológico. Prepara a los porteros a nivel físico y técnico para que rindan al máximo nivel y les da un plus de madurez mental que les hace ser protagonistas como cuando Dudek fue el héroe del Liverpool en los penaltis de la final de la Champions ante el Milán en Estambul, o como cuando Jaume supo que el de Mendizorroza era su momento. Se dejó aconsejar por Otxotorena, intercambió comentamos impresiones, pero en los penaltis se dejó guiar por la intuición y el instinto. También fue el de su gran amigo en el vestuario, Santi Mina, que fue salir y marcar, con quien comparte una relación especial.

Cuentan sus compañeros de equipo que Jaume es tremendo. Puro nervio. Entrena como si no hubiera un mañana. Se enfada, grita, da órdenes€. Y en más de una ocasión le piden que no acelere más, que pise el freno. Pero es su carácter. Y una frase: Se entrena al límite para jugar al límite. Pero esa pasión se agradece en Mestalla. La afición valencianista es una hinchada caliente, emocional, visceral€. Y tiene en Jaume a uno de sus ídolos.

Compartir el artículo

stats