06 de abril de 2018
06.04.2018
COPA DAVIS

Zverev gana a Ferrer por la vía rápida

El tenista alemán vence en tres sets (4-6, 2-6 y 2-6) al de Xàbia en menos de dos horas en el primer partido de la eliminatoria

06.04.2018 | 14:22

Alemania toma ventaja. El joven Alexander Zverev se ha impuesto en tres sets (4-6, 2-6 y 2-6) a David Ferrer esta mañana en la plaza de toros de València, en menos de dos horas, y ha sumado el primero punto de los cuartos de final de la Copa Davis para el equipo germano. Zverev, con un demoledor servicio que supera los 200 km/h no ha dado opción a un luchador Ferrer, espoleado por el público valenciano. El tenista alemán, número cuatro del mundo, se ha mostrado muy sólido y ha derrotado al español con autoridad. Ferrer, que ha sacado la raza y la casta por momentos, ha pagado los excesivos errores en el saque (diez dobles faltas) y no ha logrado encontrar el punto débil de su rival.

La primera manga arrancó con los nervios de Ferrer. El de Xàbia perdió el primer servicio, en el que cometió la primera doble falta. Zverev se adjudicó el primer juego del partido con una plaza de toros que fue llenándose poco a poco y que siempre estuvo entregada al tenista valenciano. Con su apoyo, "Ferru" reaccionó para romper el saque de Zverev en el segundo juego y devolver el partido al empate. El alicantino se agarró a la pista, dispuesto a sufrir las embestidas de su rival, que con el paso de los puntos comenzó a soltar potentes derechazos en busca de las líneas. Ambos jugadores aprovecharon su saque para llegar al 2-2, momento en el que Zverev consiguió el "break" que decidió el set. El gigante germano no permitió largos intercambios de golpes desde el fondo de la pista, movió bien a Ferrer y se llevó el juego para abrir brecha en el marcador. Ferrer se multiplicó para frenar al teutón y sufrió de lo lindo para mantener su servicio y llegar al 4-5. Fue gracias a la raza del de Xàbia, que se animó a subir a la red y poner en aprietos a su rival. Eso sí, los saques de Zverev fueron demoledores y gracias a eso llegó al 4-6 en los primeros 39 minutos de partido. El partido se había puesto cuesta arriba para Ferrer y para España.

El segundo parcial comenzó, ya sí, con la plaza de toros prácticamente llena, sin desfallecer en su ánimo de empujar a su tenista en busca del primer punto y consciente de la complicación de vencer a Zverev, número cuatro mundial. Sin embargo, el segundo set fue más difícil aún que el primero. El alemán, más adaptado a la pista y visiblemente más confiado mostró todo su repertorio con la raqueta para acorralar a Ferrer. En un abrir y cerrar de ojos rompió el saque del español dos veces y se colocó con 0-3 en el marcador después de un punto increíble en el que Ferrer salvó lo imposible y acabó fallando ante la red. El veterano tenista valenciano parecía que empezaba a achacar el cansancio físico y mental que implica jugar ante una roca imperturbable como Zverev, pero lo cierto es que todavía no había dicho su última palabra. Tiró de casta para romper el servicio de Zverev (1-3) y levantar a la plaza en pie, con ganas de más tenis, de más Davis. El alemán, en cambio, tenía ganas por acabar rápido y devolvió la rotura de saque para alcanzar el 1-4 en apenas 22 minutos del segundo set. Estaba a gusto en la pista, movía bien la pelota y a Ferrer sólo le quedaba la heroica de llegar a todas. Y lo hizo. El partido se frenó y dio paso a juegos más largos, más elaborados, donde Ferrer pudo buscar las cosquillas del alemán, algo descentrado desde que el juez de silla le cantó mala una bola en discusión. Del posible 1-5, el encuentro cambió de rumbo y se marchó al 2-4, con todo abierto todavía. Entonces, cuando mejor estaba jugando, la suerte del tenis le dio la espalda a Ferrer. Dos dobles faltas y una red le llevaron a lanzar la raqueta al suelo, enrabietado, sabedor de que estaba decidiéndose gran parte del partido. No pudo evitar el 2-5. El 2-6 fue un trámite con 1 hora y 15 minutos de partido.

El tercer set, para variar, comenzó con una rotura de saque de Zverev, mucho más asentado en el encuentro que Ferrer, destemplado después de perder el segundo set. El 0-1 fue en blanco y avanzó lo que se venía. Un muro alemán ante la voluntad española. Quizá porque el punto para España estaba casi imposible, Ferrer se desinhibió y jugó de tú a tú, con más riesgo. Llegaron los puntos largos y enrevesados, cerca de la red, con voleas de lado a lado, pero casi siempre favorables a Zverev, mucho más centrado y sólido. De nuevo, 0-3. Y de nuevo, reacción de Ferrer para instaurar el 1-3 y alagar el desenlace del primer punto de la eliminatoria. El quinto juego de esta manga fue el más entretenido, al menos el más igualado, con un emocionante intercambio de ventajas para las dos lados hasta que Zverev remató la faena (1-4). No obstante, igual que sucedió en la segunda manga, Ferrer rompió el servicio alemán resistiéndose a entregar la cuchara (2-4). Zverev no se arrugó y firmó el final esperado con espléndidos reveses incontestables por Ferrer (2-6) antes de llegar a las dos horas de partido.



Alemania suma el primer punto y Nadal está obligado a vencer a Kohlschreiber en el segundo partido si España no quiere remar contra corriente todo el fin de semana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes