Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Faltos de acierto

Las decisiones del árbitro y la escasa efectividad explican el empate sin goles

Faltos de acierto

El Valencia CF no pudo lograr el objetivo de entrar en la Champions al empatar ayer ante el Eibar en Mestalla. Las decisiones del árbitro, cometió dos errores de bulto en la segunda parte al no pitar un claro penalti a Carlos Soler y anular un gol legal a Zaza, unido a la falta de pegada de los de Marcelino, explican el resultado. Estas son las claves del partido:

Atenazados por los nervios

El Valencia comenzó el partido algo impreciso en su línea de creación. Quizá la precipitación, las prisas, hicieron que faltara algo de templanza y tranquilidad para llegar con más peligro al área de Yoel. Parejo estaba muy bien cubierto, y el Valencia lo acusaba. Rodrigo tuvo una muy clara al aprovecharse del resbalón de un defensa, pero la sensación era de que no se le acababa de tomarle el pulso al partido. El Eibar, sin exigencias ni obligaciones, jugaba muy tranquilo. Y se animó a crear peligro como la ocasión de Pedro León que salvó Neto con una gran parada. El portero brasileño salvó a su equipo de encajar el primer gol.

Una marcha más

La primera mitad había deparado un partido igualado, que quedaba abierto para la segunda mitad. El Valencia estaba obligado a aprovechar mejor las espaldas de los centrales, que jugaban un tanto adelantados, y a ser más eficaz en el último pase. Tampoco se podía descuidar en defensa, puesto que el Eibar era un equipo ordenado, y que jugaba con más intensidad que en sus últimos partidos. Esa marcha más que necesitaba el equipo de Marcelino llegó en este segundo tiempo gracias al dinamismo de Guedes y Rodrigo.

Errores arbitrales

Cuando mejor estaba el Valencia, el árbitro no pitó un claro penalti por derribo a Carlos Soler, y anuló un gol a todas luces legal a Zaza. El partido se había convertido en un ida y vuelta, con un Valencia volcado, y el Eibar en busca de aprovechar una contra. Ferran Torres le dio otro aire al equipo, pero el problema estaba en la definición. Y esa falta de pegada final es la que privó al Valencia de lograr la victoria.

Magnífica entrada en Mestalla

Capítulo aparte fue la magnífica entrada que ayer presentó el estadio de Mestalla. Presentó una de las mejores entradas de la temporada. El hecho de jugarse la presencia en Champions tres años después invitó a los aficionados a acercarse al campo para celebrar la ansiada clasificación. Hay motivos para el entusiasmo. La mejor noticia de la jornada de ayer fue la asistencia.

Compartir el artículo

stats