Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Jandro: "La calidad se está perdiendo, cada vez hay menos futbolistas imprevisibles"

«Hoy en día prima mucho el físico y se juega a no perder. Los partidos son un poco más aburridos», dice

Jandro: "La calidad se  está perdiendo,  cada vez hay menos futbolistas imprevisibles"

Jandro: "La calidad se está perdiendo, cada vez hay menos futbolistas imprevisibles"

P Llegó a la escuela del Valencia directo desde Mieres sin pasar por el Oviedo ni el Sporting. ¿Cómo fue aquello?

R Estaba jugando en las categorías inferiores del equipo de mi pueblo, tuve la suerte de que Carrete y Fuertes son de Mieres, y le hablaron de mí a Javier Subirats, que fue quien me fichó. Me vine a Paterna con 15 años.

P¿Qué se encontró en aquel Valencia de finales de los noventa?

R Uf, no es lo mismo que ahora. Aquel vestuario era de jugadores que vivían mucho más el fútbol que ahora, con todo esto de redes sociales y demás historias. Era un equipazo y como grupo humano era espectacular. Había una magnífica relación. Todos me ayudaron mucho.

P¿Qué recuerda de su debut?

R Debuté con 19 años en Liga con el Valencia, en Vila-real, sustituyendo a Luis Milla. Fue con Ranieri. Perdimos 1-0. Ranieri ya me había hecho debutar en Copa, había ido algún partido convocado con el primer equipo, pero no había jugado en Liga. Fue un día muy feliz aunque el equipo perdió, la verdad. Fue lo máximo.

P Fue partícipe de aquella Copa del Rey de 1999 en Sevilla....

R Sí, claro. El Valencia llevaba veinte años sin ganar un título. Tuve la suerte de jugar octavos de final, de estar los dos partidos contra el Madrid que en Mestalla ganamos 6-0 y expulsaron a Fernando Redondo, y la final de Sevilla estuve allí también. Luego nos metimos en Champions.... Fue un año inolvidable.

P Y la primera Liga de Benítez...

R Hice la pretemporada con el primer equipo. Hablé con Rafa Benítez y me dijo que quería que me quedara. Jugué algún partido, lo alternaba con el filial, y ganamos la Liga. Benítez era un innovador, un entrenador que venía con cosas nuevas y su trayectoria ha sido la que ha sido.

P ¿César Ferrando, con quien casi asciende a Segunda con el Mestalla, ha sido el entrenador que más le ha marcado?

R César es el entrenador que más me marca y pego un impulso en la carrera. Cuando él viene, yo estaba estancado. Había estado cedido en el Numancia y Héctor Cúper no me quería. César me hace jugar, marqué 32 goles, y luego me llamó en el Albacete con el que subimos a Primera. Luego lo tengo en el Nàstic, La Nucía.... y me quiso fichar para el Atlético.

P Jandro es un perfil de jugador, de técnica exquisita, de los que ya no quedan en el fútbol. Es casi una especie en extinción...

R Es verdad que hoy en día prima mucho el físico. Los entrenadores plantean los partidos para no perder, todo muy táctico, y hay poco margen a la improvisación como había antes. Ahora se estudia más a los rivales, hay muchos vídeos, y al final sorpresas te encuentras pocas. Se está perdiendo un poco la calidad. Esos jugadores imprevisibles de antes cada vez quedan menos. Pocos entrenadores juegan con un media punta clásico. Media punta en rombo ya no se ve. Está todo tan estudiado que no sales de esa consigna o ese bucle. Los partidos son más tácticos, con menos improvisación y sorpresa, un poco más aburridos.

P No ve mucha leyenda urbana porque a Ranieri o Benítez, que les llamaban barraqueros, apostaron por usted...

R Ranieri jugó una final de Copa con tres puntas, Ilie, Vlaovic y el Piojo, y Benítez tenía a Pablo Aimar, que era un jugador diferente. A Ranieri por ser italiano ya le llamaban barraquero y el equipo defendía muy bien tácticamente, pero no por acumulación de gente. Y Benítez tiró hacia arriba la línea defensiva....

P ¿Qué jugador le ha impresionado más en su carrera?

R Cuando llegué a las categorías inferiores del Valencia lo entrenaba Luis Aragonés, fue el año del subcampeonato, y a mí me impresionó muchísimo Mijatovic. Lo tenía todo, calidad, gol.... Luego, cuando comencé a entrenar con ellos, me fijaba mucho en Luis Milla. En el Celta me gustaba mucho Mostovoi, y eso que competía conmigo por un puesto. A nivel nacional, sin duda, está Xavi: el mejor.

P Ahora que ha hablado del Celta, tras pasar por Albacete, Alavés, Nàstic y Elche ¿Celta y Girona fueron sus dos mejores plazas? Porque luego llegó la Tercera división...

R En el Celta marqué 12 goles, nos metimos en Champions, bajamos y subimos jugando al fútbol. En Girona fue una de las mejores etapas en todo. Nos quedamos cerca de subir dos veces. A nivel personal me encontré muy bien allí. Luego de Cádiz pensaba en retirarme, no pensaba jugar en Tercera, pero al final fui al Olímpic a entrenar allí y al final me convencieron. Dije ¿por qué no?

P Tras pasar por muchos equipos y con 39 años, ¿hasta cuándo va a seguir jugando?

R Voy año a año. Soy competitivo y me marco objetivos. Si no fuera así, ya lo habría dejado. Supongo que hasta que el cuerpo aguante. Estoy jugando con gente a la que le saco 20 años.... Este año, en La Nucía, quiero subir a Segunda B.

Compartir el artículo

stats