30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nadalenques

Esto es València, no Singapur

Los jugadores del Valencia, en la celebración de Mestalla.

Los jugadores del Valencia, en la celebración de Mestalla. EFE/ibel Aliño

Para el Valencia terminó el pasado sábado la temporada y no terminó mal ni mucho menos. Ya saben, ganó la final de Copa, la del Centenario y frente al Barcelona, que tiene más mérito. Además en la Liga, también saben, cuarto y con plaza para la máxima competición europea. Misión cumplida. No hace falta que recuerde cómo empezó, ahora solo vale cómo ha terminado y ha sido con una gran nota. Felicidades.

Pero hoy quiero felicitar a los aficionados, los que han sufrido, ya no solo esta campaña, llevan sufriendo unas cuantas los avatares de un club que ha pasado de todo últimamente. Cambios y más cambios en la presidencia con presidentes que no han sabido hacer las cosas bien, todo lo contrario, mal, rematadamente mal, cambios y más cambios en el banquillo, hasta la llegada de Marcelino, los que siguieron sufriendo con la venta del equipo, que si a este o al otro y al final se hizo con las riendas Peter Lim, que tampoco inició con buen pie su mandato. Daba igual: la afición ahí estaba al lado de los suyos, sufriendo y sufriendo. De ahí que ahora, cuando ha podido, ha dado rienda suelta a sus ilusiones demostrándolo todo el fin de semana.

Había muchas ganas de salir a la calle. En la Copa de 2008 no lo pudieron hacer. No se celebró la victoria ante el Getafe, de ahí que las calles de València y Mestalla al completo acompañaran al equipo en las distintas celebraciones. Personalmente recuerdo algunas, las viví en primera línea. La Recopa de Bruselas, la del Rey en Madrid y Sevilla sin contar las dos ligas de Benítez. En todas estas gestas, la afición siempre ha estado con el equipo y, cuando no se dan las cosas, también. Que se lo apunten Lim y los suyos, ahora saben lo que es el Valencia, un sentimiento sin límites. La marea valencianista en Sevilla primero y por la ciudad después, por ejemplo, se lo ha demostrado. Esto es Valencia, esto es el Valencia, señores, no Singapur.

La temporada ha tocado a su fin, hay que preparar la próxima con Champions de por medio. No estaría mal que antes de tomar decisiones, los que tienen que hacerlo pensaran sobre todo en el club, pero más aún con los aficionados como han podido comprobar. Se lo merecen todo.

Compartir el artículo

stats