04 de junio de 2019
04.06.2019
Baloncesto

El Valencia Basket se hace fuerte en La Fonteta y ya está en semifinales

Los taronja noquean a un combativo Unicaja en el tercer y definitivo partido de cuartos

04.06.2019 | 23:15
Will Thomas celebra un mate ante el jugador del Unicaja Dani Díez.

Sufriendo, como no podía ser de otra manera, el Valencia Basket certificó este martes su presencia en las semifinales de la Liga Endesa después de superar por 79-76 al Unicaja en un emocionante tercer y definitivo partido. Un choque no apto para cardíacos con una Fonteta volcada y en el que los locales hicieron historia al remontar por primera vez un 0-1 en contra en unos playoffs de la ACB. Este jueves espera ya el Real Madrrid en el WiZink Center donde, a partir de las 21:00 horas, arrancará la siguiente ronda para el conjunto taronja.

Arrancó de manera excepcional el Valencia Basket bajo la dirección de Vives y la finalización de Tobey bajo los aros. Entre ambos destrozaron al Unicaja en la primera mitad, que se vio incapaz de frenar su productividad hasta llegar al descanso. Los locales tomaban las primeras rentas (10-4; min 5), y eso era algo que no encajó bien el banquillo malagueño. Las numerosas protestas, sobre todo de Luis Casimiro, se saldaron con una técnica claramente buscada por el preparador de Puertollano para cambiar la dinámica del partido y el arbitraje.

No lo consiguió. Las rotaciones y los tiempos muertos posteriores sólo sirvieron para afianzar la superioridad taronja, que con los triples de Vives y Abalde instauró una máxima renta de 15 puntos al final del primer cuarto (25-10; min. 10). La valoración es estos primeros diez minutos (29-4) no ofrecía dudas acerca de lo que había pasado sobre la cancha, y en lo que también tuvo mucho que ver el 5/7 (71%) en lanzamientos de tres puntos del Valencia Basket.

Equipo que, por otra parte, comenzó realmente mal el segundo acto. Cuatro pérdidas consecutivas, con Labeyrie como triste protagonista, dieron la opción al Unicaja para recortar la renta. Sin embargo, la falta de acierto del cuadro malagueño dio una vida extra para seguir mandando con relativa comodidad en el electrónico a pesar de un 0-7 de parcial (25-17; min. 13). Ahí un tiro libre convertidopor Tobey y un triple de Vives dio el aire necesario al equipo para sacudirse la ansiedad y volver a hacerse con las riendas del partido (29-17; min. 14).

Reparto de técnicas
Luis Casimiro tuvo que volver a pararlo ante las dificultades de su equipo para anotar y terminar de acercarse a su rival en el marcador. Lo consiguió a ase de triples librados desde la esquina con hombres como Roberts o Suárez, gracias a los cuales el Unicaja consiguió llegar vivo al paso por los vestuarios (42-31; min. 20). Momento, por cierto, cargado de polémica y en el que los jugadores de ambos equipos se enzarzaron en una discusión subida de tono a la entrada del túnel. Los árbitros actuaron de manera salomónica y repartieron una técnica para cada equipo.

Tras la reanudación el partido entró en otra dimensión. Los nervios y la tensión eran ya máximos en la pista, aunque siempre con una renta superior a los diez puntos para el Valencia Basket. Una ventaja que metía toda la presión al Unicaja y en la que el equipo de Ponsarnau debía hacerse fuerte (56-43; min. 28). Pero no fue así. El colapso ofensivo taronja llevó a un parcial de 0-8 que hizo aparecer los fantasmas en la cancha, y también en la grada (56-51; min. 9). Afortunadamente, una última canasta de Tobey permitió cerrar el cuarto rompiendo le parcial y elevando la renta hasta los siete puntos (58-51; min. 30).

No serviría para demasiado pues Unicaja continuó atacando mucho mejor que los taronja y llamando con insistencia a la puerta de la remontada. Un triple de Waczynski sirvió para sellarla en tiempo récord (60-61; min. 32). El parcial era sangrante (4-15) y Jaume Ponsarnau decidió pedir tiempo muerto para intentar reconducir la situación.

Pero los triples habían dejado de entrar hacia tiempo y ese era un lastre complicado de salvar. Y además estaban los nervios, mucho más visibles en los locales. Todo, sin embargo, fue compensado a partir de ese momento con defensa y carácter. Un mate de Abalde, el mejor de la temporada para meter de lleno a La Fonteta en el partido, fue el mejor ejemplo (66-61; min. 36). Sorprendería luego Labeyrie con dos triples consecutivos cuando Unicaja volvía a apretar (66-64; min. 37) para poner definitivamente la victoria al alcance de la mano (73-64; min. 38). El triunfo, a pesar de los intentos del equipo andaluz hasta la conclusión, ya no volvería a correr peligro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes