Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Perfil

Un ariete clásico entre velocistas

Maxi Gómez aportará mayor contundencia rematadora al VCF, aunque deberá amoldarse a un bloque de verticalidad y contragolpe

Maxi Gómez, en su llegada a València. f. calabuig / sd

La llegada de Maxi Gómez aumenta el repertorio atacante y las soluciones del Valencia de cara al gol. La temporada pasada acabó siendo histórica para el club, con la consecución de la Copa del Rey, pero el mérito fue más grande si cabe ya que el equipo de Marcelino tuvo que sobrevivir todo el curso a la excepcionalidad de no contar con un delantero centro ariete de garantías. Michy Batshuayi no mejoró a Simone Zaza y el Valencia acusó durante buena parte del año su limitación para atacar en estático defensas cerradas. Rodrigo, Guedes y Gameiro, jugadores para correr, debían medirse a la ausencia de espacios y tuvo que ser Santi Mina, sin ser un especialista, el que acabará ocupando el rol de «nueve» clásico.

Del mismo modo, Maxi deberá adaptarse al ecosistema de un equipo creado y perfeccionado para la velocidad y el contragolpe. A pesar de sus características físicas (1'86 centímetros, 91 kilos), a su favor cuenta la capacidad técnica, mayor que la de Zaza, para asociarse y combinar de espaldas en transiciones veloces. Así se ha demostrado en su ilimitada sociedad en Vigo con Iago Aspas. Respecto a Batshuayi, la experiencia de Maxi en LaLiga es mucho mayor y fructífera. Con 30 goles en 73 partidos no hay contraprueba.

Integrado en el 4-4-2, con Maxi el Valencia gana mucho mayor capacidad de intimidación rematadora. Los blanquinegros fueron el séptimo equipo más goleador, con 51 tantos, una cifra discreta prestigiada por la buena labor defensiva (35 goles en contra). Con Maxi el Valencia afila la puntería. Su cualidad más visible es su remate de cabeza, un recurso que si bien los blanquinegros repartieron hasta en ocho jugadores en sus goles del año pasado, solo dos jugadores (Diakhaby y Mina) lograron marcar por partida doble en LaLiga. Por lo demás, Maxi arma el disparo con mucha facilidad y alta frecuencia.

Cheryshev, hasta junio de 2022

Por otro lado, el Valencia hizo ayer oficial la contratación de Denis Cheryshev. El futbolista internacional ruso, de 28 años y que el año pasado jugó en Mestalla a préstamo del Villarreal, se vincula con la entidad valencianista hasta junio de 2022. Su cláusula de rescisión pasa a ser de 80 millones de euros. El Valencia y el Villarreal confirmaron el pasado 29 de junio un principio de acuerdo para que Cheryshev fuera traspasado por el club castellonense al valenciano y la operación se ha cerrado tras formalizar la firma del nuevo contrato. Con Cheryshev, Marcelino García Toral se garantiza el concurso de un futbolista clave en su proyecto, tanto por sus características técnicas, al ser un extremo zurdo clásico, como por su versatilidad (también puede jugar en punta) y por sacrificio por el colectivo y compañerismo.

Compartir el artículo

stats