Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antecedente

El Inter jugó el primer Trofeo Naranja, en 1959

Walter deleitó al público de Mestalla en su estreno en aquel trofeo triangular, en el que Pelé anotó 6 goles para el Santos brasileño

El Inter jugó  el primer Trofeo Naranja, en 1959

El Inter jugó el primer Trofeo Naranja, en 1959

Los torneos de verano ya no gozan del reconocimiento de antaño. Su prestigio ha decaído en las últimas décadas. Los Ramón de Carranza, Teresa Herrera o el Trofeu Taronja eran citas con solera marcadas en rojo en el calendario. La edición de este sábado, no obstante, ofrece la posibilidad de hacer una retrospectiva a tiempos en los que la cita de presentación del equipo teñía de naranja las pasiones en el estadio de Mestalla. Más concretamente viajar 60 años atrás hasta la primera vez que se jugó el torneo. Fue un triangular en el que participó el mismo rival que esta noche, el Inter de Milán y su principal protagonista no fue otro que el brasileño Walter Marciano.

A finales de la década de los 50, el Valencia CF se sumó a la tendencia de equipos como Cádiz o Deportivo de la Coruña de inaugurar el año futbolero en su estadio con un atractivo torneo en el que medir sus fuerzas contra prestigiosas escuadras del panorama internacional. El Trofeu Taronja nace el primer verano sin Luis Casanova en la presidencia del club y con su sucesor, el empresario valenciano, Vicente Iborra Gil, sentado en el palco de Mestalla. El cartel no podía ser más suculento: a Inter y Valencia los acompañaba un invitado de excepción: el Santos de Edson Arantes do Nascimento, más conocido como Pelé.

Después de un divertido y rocambolesco empate a 4 contra los brasileños en el primer partido, el Valencia se veía las caras con el Inter. Los neroazzurros empezaban a armar el proyecto que pocos años después se alzaría campeón de Europa batiendo al Real Madrid en la final con Helenio Herrera en el banquillo. Dos de sus grandes referentes como los italianos Mario Corso y Aristide Guarneri, de hecho, ya estaban aquel verano de 1959 en Mestalla.

A pesar de que los lombardos gozaban de mayor status en Europa, acabaron sucumbiendo ante los pupilos de Jacinto Quincoces por un gol a cero obra de Walter Marciano. Los valencianistas quedaban segundos del triangular en su primera edición por detrás del Santos, que hizo valer el 7-1 contra los interistas para adjudicarse el primer puesto por golaveraje.

Además de naranja, la cita tomó cierto tono verdeamarela con protagonismo para los brasileños. Pelé marcó la friolera de 6 goles en dos partidos para el Santos y dejó boquiabierta a la hinchada que estuvo muy cerca de disfrutarle dos años antes cuando Eduardo Cubells llegó a un acuerdo para ficharle. A pesar de que el mítico secretario técnico de la entidad tenía su llegada apalabrada, el impacto que tuvo «O Rei» en el Mundial de 1958 echó al traste su contratación.

Quién sí acabó en el Valencia CF tras aquel viaje de Cubells a Brasil fue el goleador contra el Inter, Walter Marciano. El atacante paulista hizo las delicias del público de Mestalla con su actuación en el Taronja con su movilidad, talento y olfato para el gol. El futbolista que había llegado dos años antes para cubrir el vacío dejado por el holandés Faas Wilkes se había convertido en el ídolo de la parroquia valencianista y provocó el temblor de los cimientos del Coliseo de la Avenida de Suecia en innumerables ocasiones hasta que un grave accidente de coche se lo llevó en 1961.

Para la historia quedará que en el partido contra el Fluminese que sirvió para homenajear su figura pisó por primera vez su nueva casa el mítico Waldo Machado.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats